Los rollos fotográficos, los teléfonos fijos y las grandes enciclopedias están desapareciendo y tal vez tus nietos sólo las conozcan en museos
Muchas personas que vivieron su infancia durante el siglo pasado pueden decir que los tiempos pasados fueron mejores. Las nuevas generaciones se mueven y comunican de una manera muy diferente a como se hacía hace dos décadas.

En De10.mx nos enlistan algunas experiencias que las nuevas generaciones no vivirán. Si eres del siglo XX las añorarás y si naciste en la última década te sorprenderás.
Los rollos fotográficos. A principios del Siglo XX, las personas comenzaron a utilizar una película hecha de cinta flexible para guardar los negativos de las fotografías que tomaban.
Hace unos años, las personas usaban rollos fotográficos de 12, 24 y 36 fotos. Para obtener una instantánea debías de llevar el rollo a un estudio y esperar algún tiempo para que las imprimieran.
Con la aparición de la cámara digital, el romanticismo de los rollos fotográficos terminó.
El walkman. No hace mucho, poco más de 30 años, la compañía Sony lanzó a la venta el primer aparato reproductor de música portátil.
El walkman apareció con su diseño rectangular y sus audífonos de diadema, para permitir a las personas escuchar la música que tenían en sus cassettes. El artefacto fue todo un éxito y en un principio se vendió por 150 dólares.
A mediados de la década de los 90 aparecieron los primeros aparatos capaces de reproducir música de manera digital; sin embargo, fue hasta el nuevo milenio que estalló el boom con la aparición del MP3.
Teléfonos fijos. En 1877, Alexander Graham Bell desarrolló el primer aparato capaz de transmitir y recibir la voz humana con todas sus características.
El teléfono con su largo cable en una mesa de la sala, en el estudio o colgado en la pared ha ido perdiendo espacio frente a los teléfonos inalámbricos y los celulares, a tal grado, que muchos niños sólo los conocen por fotografía o en un museo.

Estar perdido. Muchos niños desconocen cómo leer mapas de papel o la brújula; la aparición de los GPS ha motivado que cualquier persona con un teléfono celular o un mapa digital sepa en qué lugar se encuentra y hacia dónde puede dirigirse.

Las grandes enciclopedias. La primer enciclopedia, cuyo significado proviene del griego enyklios, y pedia, educación, apareció en 1559, aunque en la antigua Grecia existieron varias recopilaciones de saberes.
Durante el siglo pasado, muchos padres compraron este tipo de texto, para que sus hijos y ellos mismos pudieran consultarlos y aprender.
Con el desarrollo de la tecnología y la llegada de la enciclopedia virtual Encarta y ahora internet, los tomos de las viejas enciclopedias han quedado como adornos de los libreros.
Las cartas. El lápiz y el papel no han quedado obsoletos a pesar del avance tecnológico; sin embargo, la forma en que se envían mensajes sí se ha modificado.
Las cartas eran la mejor forma de comunicar amor, condolencias, buenas y malas noticias de manera textual. Ahora, muchos han cambiado las cartas por los e-mails y mensajes en celular.
Los cartuchos de videojuegos. En 1972, apareció la primera consola de videojuegos casera la cual utilizaba cassettes. Desde esa fecha, hasta mitades de la década de los 90, los cartuchos eran parte de las consolas.
Algunos les pegaban para que funcionaran y otros les soplaban, pero con la aparición del Play Station de Sony y el Dreamcast de Sega, los discos sustituyeron a los rectángulos de plástico que eran amados y odiados por los jugadores.
Discos de vinilo. Hace algunos años la música era grabada en discos de vinil, los cuales se colocaban en una consola, y una aguja pasaba por encima de ellos para reproducir su contenido. En cuanto se acababa el contenido, debía ser volteado para continuar escuchando.
En la actualidad, estos discos están en el olvido y muchos abuelitos o padres de familia tal vez tengan alguno en el baúl de los recuerdos. También los DJs los suelen utilizar y algunos amantes de la fidelidad de su sonido, pero ya no es común escucharlos en las casas.
El Video Home System. No hace mucho, las películas podían ser vistas en casa mediante las famosas videocaseteras. Las grabadoras VHS eran parte del entretenimiento casero de miles de familias en el mundo.
Si uno quería ver una película en la comodidad, debía conseguir la película, insertarla y disfrutar, aunque en ocasiones la cinta del cassette solía dañarse.
Con la aparición del DVD, a mediados de los 90, la VHS perdió popularidad y actualmente, muy pocos la utilizan.
La letra cursiva o manuscrita. Algunos niños pueden confundir este tipo de letra con garabatos; sin embargo, durante mucho tiempo formaba parte de los cursos escolares, menciona.
Para muchas personas ese tipo de escritura es una expresión artística, mientras que para otros es una pérdida de tiempo enseñar a escribir con letra manuscrita.
¿Qué otra experiencia se están perdiendo las nuevas generaciones?
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este