Si usted es como la mayoría de las personas, seguramente tendrá ciertas dificultades en realizar tareas complejas como por ejemplo: tratar de conducir una ambulancia a toda velocidad y enviar un mensaje de texto al mismo tiempo…. Sin embargo, la mayoría de nosotros hemos logrado hacer correctamente las tareas más simples y cotidianas ¿verdad?
Excepto… usted sabe… algunas de las tareas más sencillas que hacemos todos los días de nuestras vidas, como por ejemplo:
7.- Defecar

Que tan difícil es hacer nuestras necesidades? Incluso los bebes son buenos en esa tarea. Puede que se sorprenda, entonces, descubrir lo mal que lo estamos haciendo todos los días

Seguramente la instalación más cercana para hacer sus necesidades sea el inodoro, aquel invento que conquisto a la humanidad en el siglo 19… El inodoro nos ha resultado bastante útil, excepto en el estilo que nos ofrece para defecar…
 

Defecar en un inodoro moderno es un gran causante de las hemorroides, además de poder ocasionar la enfermedad diverticular, una condición relacionada con la edad y que sólo se produce en algunas partes del mundo donde se utilizan baños sentados, problemas que pueden empeorarse hasta llegar a la obstrucción de colon. Y las cosas no están mejorando, en las últimas décadas hay un aumento en la popularidad de los inodoros altos por el confort que ofrecen, los cuales aumentan de dos a cuatro pulgadas su altura en comparación con los modelos antiguos, incrementando los problemas al defecar.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Por suerte, hay una manera relativamente simple para poner fin a este dilema. Un estudio del 2003 observó a 28 personas defecar en tres posiciones: sentado en un inodoro alto, sentado en uno más bajo y otro en cuclillas como si fueran el catcher en un partido de béisbol.

Los investigadores encontraron que defecar tomó cerca de un minuto menos cuando se hace en cuclillas y que los participantes calificaron la experiencia como “fácil”

Según los proctólogos: Cuando estás en una posición sentada o de pie, se forma un ángulo que obstruye la salida del excremento, incluso hay un músculo cuyo propósito es estrechar cuando estamos sentados o de pie para evitar accidentes.
# 6. Bañarse

Desde muy joven se nos enseña que el uso diario de una ducha de agua caliente, abundante jabón y una toalla áspera son necesarios para deshacernos de microorganismos peligrosos y del mal olor o sudor de la piel humana.

Resulta que una ducha o baño diario, causa estragos en algo llamado la capa córnea, el agua caliente, jabón y superficies abrasivas desprenden la capa córnea exponiendo nuestras células vivas al medio ambiente, por lo que dañar esta capa protectora de la piel nos hace más susceptibles a las enfermedades.

Antes de las últimas comodidades modernas, la gente se bañaba con menos frecuencia e incluso con la misma agua. De hecho, hoy en día, la ducha no mata las bacterias u otros microorganismos que tenemos a nuestro alrededor. Tenemos una colonia de bacterias que viven en la pared de la ducha que se podrían trasladar a la pierna, a la cabeza, o incluso establecer su residencia en las manos. Por esta razón, los cirujanos en muchos hospitales no permiten ducharse justo antes de una operación.

Los estudios han demostrado que no existen diferencias medibles en el número de colonias de microorganismos que residen en una persona indiferentemente de la frecuencia con que tome un baño. Por supuesto, el uso de jabones antibacterianos pueden matar los microorganismos, aunque en un esfuerzo para no crear súper bacterias, los expertos médicos generalmente no recomienda utilizar estos jabones a diario.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Cuando se duche, use agua tibia o fría y un jabón suave, posteriormente rehidrate la capa córnea con crema hidratante.
# 5. La respiración

Tome una respiración profunda en este momento… Si es como la mayoría de las personas, levantó los hombros un poco e hinchó su pecho como una paloma en celo… resulta que el músculo que se supone que use para respirar, el diafragma, se encuentra debajo de sus pulmones y más cerca de su barriga.

Cuando estamos en posición vertical, la mayoría de las personas respiran habitualmente con el pecho, siendo una forma superficial de respiración ya que solo hacemos uso de la parte superior de los pulmones, de hecho, la mayoría de los vasos sanguíneos que llevan el oxígeno se encuentran en la parte inferior. Dado que se pierde mucho poder del pulmón, obtenemos menos oxígeno, y como resultado, todos estamos respirando más rápidamente de lo debido.

La respiración del pecho también tiende a alterar el equilibrio del oxígeno/dióxido de carbono de la sangre, lo que conduce a dolores de cabeza, fatiga, ansiedad e incluso ataques de pánico.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Resulta que la respiración es un área en donde los bebés son mucho más inteligentes que nosotros. Los bebés usan un tipo más profundo de respiración llamada respiración abdominal, que fortalece y hace pleno uso de sus diafragmas. Es sólo a medida que envejecemos que nos volvemos ineficientes. Afortunadamente, usted puede entrenar su cuerpo para volver a respirar correctamente, y con el tiempo, incluso se puede respirar abdominalmente al dormir.
 

Para practicar, trate de “inflar” su estómago mientras respira, manteniendo el pecho relativamente quieto, luego contraiga los músculos abdominales para exhalar. Esto no sólo le dará más oxígeno por inhalación, con el tiempo fortalecerá el diafragma. Un diafragma más fuerte significa que usted recibirá más oxígeno en cada respiración, por lo que su cerebro no se tendrá que distraer por sus músculos, lo que significa que te cansarás mucho menos.

Un estudio en pacientes cardíacos mostró que este tipo de respiración lleva a mejorar el rendimiento físico y la disminución en la falta de aire. Esta es la razón por la que tantos entrenadores recomiendan practicar la respiración como un acceso directo a superpoderes basados en el deporte.
# 4. Dormir

Ok, usted tal vez no pueda manejar defecar, la respiración o muchas otras cosas que uno pensaría que sería algo natural. Pero seguramente piense que dormir es sólo tirarse en la cama todas las noches ¿verdad? Así que ¿por qué te sigues despertando a las 3 a.m.?

Si esto le sucede a menudo, usted no está solo. Probablemente si usted habla con su médico, va a ser diagnosticado con el “desorden del sueño”, y le dará una de las decenas de millones de recetas de pastillas para dormir entregados en todo el mundo cada año.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
En este caso, usted ya lo está haciendo bien, es la reacción lo que está mal.
La idea de un sueño ininterrumpido por ocho horas es sorprendentemente reciente. Antes de que se inventara la bombilla, la gente en las zonas con más de ocho horas de oscuridad solía dormir en segmentos: tres a cinco horas de sueño, una hora de vigilia y luego otros tres a cinco horas de siesta.
En los últimos tiempos, la luz artificial ha llevado nuestra hora normal para acostarnos más tarde y más tarde y este sueño segmentado se ha comprimido en uno solo de ocho horas. Sin embargo, nuestros cerebros aun están habituados a los días antes de la bombilla.
 

Entonces, ¿por qué nos seguimos despertando, incluso cuando hemos estado hasta la medianoche viendo televisión? Bueno, algunas personas tienden a volver a este ciclo natural del sueño a pesar de toda la luz artificial, especialmente durante los meses oscuros de invierno. Según los expertos, si se mantiene la calma y se permite volver a dormir, por lo general no se observan los efectos negativos al día siguiente.

# 3. Tener bebés

Obviamente, dar a luz a un ser humano supone un mayor esfuerzo que respirar, sin embargo, la mayoría de las mujeres en América siguen siendo dirigidas a dar a luz en posición de “litotomía”, la cual es una extraña pose que consiste en acostarse boca arriba con los pies y las piernas en alto, a veces en los estribos.

De hecho, esta es más o menos la peor posición imaginable para dar a luz, la Organización Mundial de la Salud ha pedido el uso de la posición de litotomía “claramente perjudicial”, y recomendó que fuese eliminada.

Y cuando lo piensas, no es difícil ver su punto: Con la mujer de espalda, el bebé entra en una lucha contra la gravedad para abrirse su camino al mundo. El resultado: un trabajo más difícil y un aumento en la tasa de desgarros vaginales graves, y como si esa imagen no fuera suficientemente horrible, están aquellas personas alrededor de la madre gritando “Puja!”,se ha demostrado aumento del daño perineal y dolor de parto al mismo tiempo que disminuye la cantidad de oxígeno que le llega al feto.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Básicamente esta posición se ha convertido en estándar de la medicina moderna, porque le da a los médicos acceso directo y sin restricciones a la vagina, la Organización Mundial de la Salud recomienda dar a las mujeres la oportunidad de moverse durante el parto y cambiar su posición de acuerdo a como se sienta mejor.

Una posición en cuclillas por lo general abre la pelvis en un 10 por ciento y un aumento del 10% en el espacio a veces puede significar mucho, básicamente, la posición en cuclillas gana la medalla en este punto.

# 2. Cepillarse los dientes

Nuestras prácticas de cepillado de dientes obsesivo-compulsivo conduce al deterioro de la salud oral, incluyendo un mayor número de caries y pérdida eventual de los dientes. La sabiduría tradicional, según lo dictado a nosotros desde una temprana edad, es que debemos cepillarnos tres veces al día, después de las comidas.

Pero sorpresa, está mal, dentistas británicos están recomendando a las personas, no cepillarse los dientes después de cada comida. La razón es que la acidez en los alimentos y las bebidas hace que el esmalte dental se suavice y cepillarse justo después de una comida deteriora el esmalte de los dientes, dejándolos vulnerables a las caries.
Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Los estudios demuestran que usar el hilo dental es mucho más importante que el cepillado, el hilo dental elimina efectivamente las bacterias agrupadas entre los dientes, sin fregar y pelar las capas del esmalte.

No obstante, el cepillado tres veces al día todavía se considera la mejor práctica, pero debe hacerlo fuera de las comidas para dar tiempo a sus dientes de recuperarse del desgaste ácido. Aunque instintivamente preferimos un cepillo duro para remover las bacterias, los estudios sugieren que usemos un cepillo suave y focalizarnos en las encías más que en los dientes.
# 1. Sentarse

Las sillas con respaldo recto, con las que estamos familiarizados hoy en día, han existido desde hace miles de años, pero hasta hace poco, eran casi exclusivamente para personas realmente importantes, la persona promedio se sentaba en un taburete sin respaldo o un banco o simplemente de rodillas a secas.

Y usted lo adivinó, nuestros cuerpos no están diseñados para el soporte de espalda en ángulo recto presentado por las sillas promedios. Cuando estamos de pie, o incluso sentado sin respaldo, los músculos abdominales se activan, ayudando a nuestra espina dorsal a soportar nuestro peso. Cuando usted está sentado en una silla, estos músculos se relajan y de repente su columna vertebral tiene que soportar todo el peso.

El estrés adicional ejerce presión sobre los discos intervertebrales y, eventualmente, puede conducir al dolor de espalda crónico.

Entonces, ¿cómo se suponía que lo hiciera?
Algunos expertos recomiendan sentarse de forma ” activa” o utilizar sillas sin respaldo alto.
 

También hay otra opción: Un estudio utilizó una resonancia magnética para medir el movimiento del disco espinal de tres grupos de personas: el primero sentados, el segunda encorvados y el tercer grupo recostado en un ángulo de 135 grados con los pies en el suelo. El último grupo mostró el menor movimiento en los disco.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este