Había una vez… una pequeña Caperucita Roja que paseaba por el bosque, cuando de pronto vio al gran lobo malo detrás de un matorral.
Ella le dijo: “Ya te vi, lobo malvado, pero vete, no te tengo miedo”
Y el lobo se fue, en silencio.
La niña continuó su camino y de pronto vio al lobo escondido tras un árbol

Ella le dijo: “Ya te vi, lobo malvado, pero vete, no te tengo miedo”

Y el lobo se fue, en silencio.
Andando y andando divisó al lobo que se escondía tras una roca.

Ella le dijo: “Ya te vi, lobo malvado, pero vete, no te tengo miedo”

El lobo se levantó y le dijo:

¿Será posible… que en todo este bosque de mierda no haya un solo lugar dónde pueda cagar en paz?!!!
 

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este