Ćele Kula (Torre de Calaveras), conocida también como Torre de Čegar, es un monumento único en el mundo. Se encuentra en Serbia, en la ciudad de Nis. Fue construida con las calaveras de los serbios asesinados por las tropas turcas en la batalla de Cegar, en 1809, y hoy en día es un curioso lugar turístico. 

A principios del siglo XIX los serbios se rebelaron contra el imperio turco, presente más de cuatrocientos años en la zona. En mayo de 1809, los insurrectos serbios fueron derrotados durante el primer levantamiento serbio contra el imperio turco (1804-1813). 12.000 rebeldes habían sitiado la ciudad de Nis, defendida por una guarnición turca.
La batalla principal se produjo contra los insurrectos pertrechados en la colina de Cegar, situada unos kilómetros al noroeste de Nis. Los rebeldes, comandados por Stevan Sindelic, se encontraban atrincherados, y cuando el comandante se vio completamente rodeado y con la batalla definitivamente perdida, disparó a un deposito de pólvora que había en una zanja, provocando una enorme explosión que acabó con todo rastro de vida a su alrededor: muchos de los atacantes, sus soldados y, obviamente, el mismo. 
Con la idea de disuadir a la población de más insurrecciones, el comandante turco de la ciudad ordenó construir una torre que mostrara las calaveras de los soldados serbios muertos en aquella batalla. Un total de 952 cráneos fueron colocados en tan macabra construcción. En lo alto de esta se encontraba la calavera del comandante Stevan Sindelic. Las cabelleras de todas las cabezas fueron enviadas al sultán como prueba de la victoria. 
Con base rectangular y 3 metros de altura, se utilizaron 952 calaveras (en 56 filas de 17 calaveras cada una) en su edificación. El mensaje que fue pensado para transmitir era: todos los serbios que decidan interponerse en el camino del Imperio otomano tendrán una muerte prematura, como los serbios de Čegar. Fue levantada junto al camino de Constantinopla.
En 1892 se construyó una capilla con donativos de toda Serbia para proteger lo que quedaba del monumento. Actualmente, tan solo hay 58 calaveras. Muchas de ellas fueron robadas por los parientes de los muertos para poder enterrarlos. El cráneo del comandante Stevan Sindelic sigue aun allí. 
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este