La policía de Colorado, está defendiendo su decisión de lanzar gas pimienta a un nene de 8 años de edad, después que el chico hizo un berrinche violento en su salón de clase y amenazó a la gente con un arma blanca.
El niño, identificado sólo como Aiden, había estado amenazando, escupiendo y maldiciendo a los profesores en su clase de segundo grado en la localidad estadounidense de Lakewood, Colorado, cuando los funcionarios de la escuela llamaron a la policía.
Cuando llegó la policía, el pequeño tenía un trozo de madera que había arrancado de la pared y estaba tratando de apuñalar a los profesores, dijo la policía.

Los policías ordenaron al muchacho tirar el palo, pero se negó. Los oficiales luego rociaron dos dosis de spray de pimienta y lo esposaron.
La madre de Aiden, identificada como Mandy, dijo que el muchacho tenía problemas de ira y que era la tercera vez que los maestros habían llamado a la policía, después de una de sus rabietas.
“Nuestros oficiales tenían que hacer algo para evitar que la situación se salga fuera de control y alguien resultara lastimado”, dijo el Oficial Davis de la policía local.
“Creo que los oficiales hicieron una gran elección de echarle el spray de pimienta”, añadió.
La madre de Aiden dijo que su hijo fue tratado como “un criminal común”.
Mandy dijo que el niño fue trasladado a una escuela con problemas de conducta y lo está tratando un médico, según informa nydailynews.com

Fuente: Diario Crónica

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este