El famoso ingenio japonés vuelve a dar muestras de su efectividad con la creación de un extintor que se arroja a las llamas para poder apagarlas.

El producto se llama SAT 119 y es un pequeño recipiente con un líquido azul que reacciona químicamente cuando se libera en medio del fuego y logra sofocarlo.
No hay muchos detalles sobre el funcionamiento específico pero el vídeo demostración logra convencer sobre su eficiencia.
El dispositivo podría ser revolucionario ya que en vez de atacar el fuego con un extintor de gatillo y a la distancia como sucede hasta hoy, se arroja como si fuera una granada en el medio del incendio.
El pequeño recipiente cuando se rompe libera un líquido azul que combate el incendio de dos maneras, por un lado el químico se esparce abarcando la zona en llamas y por el otro logra retardar el fuego.
El SAT 119 cuesta alrededor de 70 dólares y viene dos unidades. Eso sí, a no entusiasmarse ya que por el momento solo se vende en Japón.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este