El lago kliluk, situado en Osoyoos,( Canadá), contiene una de las más altas concentraciones de minerales del mundo, principalmente sales de Magnesio, calcio y sulfatos de sodio, además de otros ocho minerales en menor proporción como la plata y el titanio.

El lago moteado “Kliluk” es otro de esos rincones de nuestro planeta con apariencia más bien marciana. En las poco más de 15 hectáreas que abarca el lago tiene lugar un fenómeno natural extraordinario, en verano, el agua se evapora y se cristaliza formando pequeñas pozas de colores imposibles y bordes blancos.
Los indios nativos del valle de Okanagan utilizaban sus aguas de propiedades curativas para aliviar los dolores de sus gentes, siendo para ellos un lago sagrado.
Una historia cita de una acordada tregua de dos tribus en guerra, para permitir a ambos beligerantes atender a sus heridos en el lago para posteriormente continuar con la batalla.
El valor terapeútico del lago ha demostrado ser importante en propiedades de curación, pero se le encontró otra utilidad y durante la Primera Guerra Mundial se extrajeron sales en grandes cantidades para ser transportadas a Estados Unidos para la creación de munición, llegando a extraer una tonelada por día.
Durante el sofocante calor del verano el agua del lago se evapora, manchando y cristalizando los minerales, creando unos colores azules, amarillos y verdes dando un toque de magía a este raro y único fenómeno natural.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este