Se ha dicho que el velo es un símbolo religioso, y pienso que efectivamente lo es, aunque es algo más; es un símbolo cultural que abarca más razones que las religiosas, pero, sin duda. Y es, además, un símbolo religioso que obliga sólo a las mujeres, estableciendo una distinción. El velo tiene que ver con muchas cosas, pero algunas son claramente la discriminación de las mujeres. Está originalmente relacionado con la tradición que impedía a las chicas elegir por sí mismas la pareja para el matrimonio; su invisibilidad, cubriéndose lo más posible, estaba en consonancia con el hecho de que no debían atraer la atención de ningún chico, porque era la familia la que se encargaría de emparejarlas. Aún hoy, los padres más interesados en que sus hijas lleven el velo son los que siguen pensando en que serán los que elegirán el marido de sus hijas.
Cuando se trata de mujeres ya casadas, el uso del velo tiene también algo que ver con la sumisión a los maridos. Lo que me han explicado los marroquíes es que hay hombres que necesitan que sus mujeres vistan el velo porque de otra forma se sienten menospreciados ante los demás hombres de la comunidad musulmana. Para ellos, el tener a sus mujeres vestidas como ordena la tradición es una cuestión de prestigio y valoración.

A partir del lunes el velo islámico integral estará prohibido en los espacios públicos de Francia, primer país europeo que aplica una medida semejante pese a que según datos oficiales sólo lo usan unas 2.000 mujeres de la comunidad musulmana aquí asentada, la mayor de Europa.
En la calle, transportes públicos, comercios, escuelas, oficinas de correo, tribunales, hospitales y administración pública estará prohibido usar burka o niqab, en virtud de esta ley impulsada por la gobernante Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha) y aprobada por el Parlamento francés en septiembre de 2010.
La medida entrará en vigor en Francia en medio de polémicos debates sobre el lugar del islam, el laicismo y la inmigración, impulsados por el gobierno del presidente conservador Nicolas Sarkozy.
“Nadie puede, en los espacios públicos, llevar una vestimenta que oculte su rostro”, afirma una campaña de información lanzada por el gobierno bajo la consigna “La república se vive a cara descubierta”.

Quienes se opongan al cumplimiento de la ley recibirán una multa de 150 euros (unos 190 dólares). Los maridos o concubinos (u otra persona) que obliguen a sus parejas (o esposas) a usar el velo, podrán ser condenados a un año de cárcel y a 30.000 euros (cerca de 40.000 dólares) de multa.
Francia no estará sola en la prohibición del velo islámico integral. Suiza, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Italia, España y Alemania estudian prohibiciones en diversos grados.

Tipos de Velos…

Burka

El burka o burqa1 (del árabe, برقع burqa`) puede referirse a dos formas de ropa tradicional usadas por mujeres en países del mundo árabe, y otros de religión islámica, principalmente Afganistán, donde es la vestimenta tradicional de las mujeres afganas pashtunes.
La primera es un tipo de velo que se ata a la cabeza, sobre un cobertor de cabeza y que cubre la cara a excepción de una raja en los ojos para que la mujer pueda ver a través de ella.
La otra es una prenda conocida como burka completo, burka afgano o, en ocasiones, chador (چادر), el cual cubre el cuerpo y la cara por completo.
Ambas clases de burka son utilizados por algunas mujeres musulmanas como una interpretación del código de vestido del hiyab.

Nikab

Es un velo que cubre la cara dejando hueco para los ojos. Se alega que no se trata de una prenda de origen musulmán, si no bizantino, que fue adoptado por la cultura musulmana.
Cubre la cara porque, algunas culturas, como los Salafís de Arabia Saudí creen que la cara de la mujer no debe exponerse en público. Otros, como los chíies y sunís lo utilizan no como obligatorio, pero sí como una muestra de amor a Alá.
En Europa está principalmente presente en Francia y Reino Unido. Se combina con una túnica negra que cubre todo el cuerpo.

Significa máscara. En Arabia Saudí y en Turquía las mujeres integristas usan esta prenda. Incluso la llevan habitualmente las musulmanas chinas.

Hiyab

El hiyab es un código de vestimenta femenina islámica que establece que debe cubrirse la mayor parte del cuerpo y que en la práctica se manifiesta con distintos tipos de prendas, según zonas y épocas. En sentido restringido, suele usarse para designar una prenda específica moderna, llamada también velo islámico.

El término hiyab (en árabe, حِجَاب ḥiŷāb) procede de la raíz ḥaŷaba, que significa “esconder, “ocultar a la vista” o incluso “separar”: da lugar también a palabras como “cortina” o “pantalla”, y por tanto su campo semántico es más amplio que el del castellano “velo”.

Es un pañuelo que las mujeres musulmanas utilizan para cubrir sus cabellos y, a veces, su cuello. Esta toca deja totalmente al descubierto el óvalo de la cara y no impide la comunicación. Su tamaño, color y colocación depende de las costumbres de cada comunidad, de cada país, así como de la intención de quien lo luce. Lo mismo puede decirse de las prendas que lo complementan: desde unos tejanos ajustados hasta una túnica amplia.

Chador

Es una túnica semicircular negra que cubre casi todo el cuerpo dejando un hueco para la cara. Es típico de los chíis de Irán, más común en mujeres mayores de zonas rurales que en ambientes urbanos, aunque actualmente parece estar volviendo a ganar fuerza. Suele ser negro.
Un chador (en persa: چادر châdor) es una prenda de calle femenina típicamente iraní, consistente en una simple pieza de tela semicircular abierta por delante que se coloca sobre la cabeza, cubriendo todo el cuerpo salvo la cara.
El color más corriente de los chadores es hoy en día el negro, si bien se observan aún también otros, en particular en el medio rural, entre las zoroastrianas y en lugares de peregrinación o ámbitos domésticos, donde son corrientes los colores claros con estampados de flores.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este