Licenciada en derecho y madre de cuatro hijos, su nombre es María José Cristerna, fue bautizada como la “Mujer Vampiro” de México, tiene dos cuernos en la cabeza y el 98% de su cuerpo está cubierto con imagenes tatuadas.
Cristerna asegura haber pasado una etapa difícil luego de la separación de sus padres, esto la llevó a refugiarse en el mundo de los tatuajes. Fue en ese tiempo que conoció al padre de sus cuatro hijos, con quien se casó a los 17 años, pero nunca imaginó que sería maltratada por su esposo.
“Me casé porque me sentí sola, mis padres tenían año y medio de haberse separado, y cuando alguien te hace reír te enamora. En el momento estaba muy enamorada pero cuando cumplimos un año mi ex esposo me empezó a maltratar, manotazos, patadas y hasta provocó que mi hija naciera a los siete meses”, señaló.
Sin embargo, el alumbramiento de su cuarto hijo, Ismael y el maltrato que sufría constantemente, fue lo que determinó que Cristerna abandonara a su esposo y se fuera a vivir sola con sus cuatro hijos.

“Yo me encontraba pintando y de la nada me rompió una grabadora en la cabeza, luego me pateó y todo eso observaban mis hijos, eso fue determinante para que lo dejara y me fuera a vivir con mis hijos”, contó.
Luego de pasar un momento difícil con sus hijos, María José conoció a David un hombre que vive con ella desde hace 8 años y es el ‘padre’ que sus cuatros hijos siempre quisieron tener.
Sus amores son sus cuatro hijos: Silvana, Samantha, Guillermo e Ismael son la razón de su vida y ellos tienen muy claro la forma de ser de su madre y la defienden ante cualquier persona que quiera ofenderla.
Guillermo, el tercero de los hijos de María José señaló: “Los que dicen que fea es mi mamá es su problema, ella es libre de ser como sea. Yo les digo y la tuya que, algunas hay chinas, ojonas, chaparras, así que si se meten con mi madre que no se quejen”.
Usando su cuerpo como lienzo y su voz para llegar a todas aquellas mujeres que como ella han sido vejadas, María José es un ejemplo de superación y de valentía.
Cada tatuaje, cada perforación, cada extensión de su cuerpo cuenta su historia que tuvo que cambiar para sacar adelante a cuatro hijos.
“Soy una ama de casa normal, una mujer que se dedica también al tatuaje, al arte corporal, hago shows de suspensión, trato de ayudar a mujeres que también han sido lastimadas, porque yo vengo de violencia intrafamiliar”.
Nunca se esperó que las transformaciones en su cuerpo le dieran proyección tanto a nivel nacional como internacional y que agradece, pues su único objetivo es ayudar a las mujeres que han estado en la misma situación que ella, “quiero hacer alguna fundación con ayuda del gobierno o gente que se sienta como yo, y que las mujeres se acerquen y puedan hablar.”
Este Día Internacional de la Mujer, María José Cristerna, manda un mensaje a todas ellas: “El mensaje que les puedo compartir a las mujeres, quieran ser lo que quieran en la vida, que no haya un obstáculo, mujeres en general, es importante que nadie las violente, ni el novio, el jefe, el esposo, no podemos permitir eso, en este siglo menos, que la mujer está en primero mundo, que no tiene que estar modificada para ser ella, cada quien escoge su punto de vida, yo lo que quiero es que sean felices”.
Próximamente National Geographic contará su historia en la segunda temporada de Tabú Latinoamerica. A partir del domingo 13 de marzo a las 21:00 horas.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este