Cuando un desastre natural devastador aparece de la nada, los videojuegos siempre ocupan un segundo plano, incluso en Japón, país considerado cuna del videojuego con una cultura muy querida entre nuestra comunidad.

La noticia que os traigo me ha llamado poderosamente la atención y es que las consolas forman parte de nosotros y sus utilidades pueden llegar a límites que nunca imaginamos. Es el caso de una empresa como QinetiQ – con sede en Virginia – que, después de que el tsunami se arrastrara al mar más de 5000 consolas, ha cedido los mandos de Xbox 360 para ayudar a controlar los robots que se encargan de distintas maniobras en la planta nuclear afectada de Fukushima.
Estos robots Talon trabajan en lugares demasiado peligrosos para el hombre y sus cámaras de visión nocturna sirven de ojos a quien los controla mientras son capaces de medir la temperatura y la calidad del aire alrededor de la planta, así como identificar más de 7500 sustancias químicas de tipo biológico, radiológico, nuclear o explosiva.
Resulta curioso que los mandos de Xbox 360 sirvan para controlar un trabajo tan importante, aunque no lo es tanto en la actualidad, así lo aseguró Brian Ashcraft en Kotaku:
Muchos robots estadounidenses en operaciones militares y de rescate … están controladas por mandos de Xbox 360.
Y no sería la primera vez estos robots Talon prestaron ayuda tras un desastre: Después del 11S se desplegaron dos veces al día para ayudar a limpiar la Zona Cero.
No siempre tener un mando en las manos equivale a estar jugando, de la misma forma confiamos en que la partida que llevan los cientos de técnicos a diario en su lucha contra la radiación no termine nunca en un Game Over sino en un Mision Complete.
Fuente: Xboxgo.es
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este