El gobierno japonés emitió una orden de evacuación, el 12 de marzo 2011, para los residentes que viven en un radio de 20 kilómetros alrededor de la Planta de Energía Nuclear Daiichi de Fukushima. Desde entonces, los residentes han abandonado sus hogares, y la “tierra vacía” ha estado fuera de contacto con el resto del mundo.
Un periodista japonés, Tetsuo Jimbo, se aventuró a través de la zona de evacuación el domingo pasado, y presentó el siguiente informe en video.

Tetsuo Jimbo, fundador de Video News Network, una cadena de televisión online, y un compañero se atrevieron el domingo a adentrarse en el área. Antes de partir, el señor Jimbo consultó a un experto en radiación, que le aconsejó que pasara un máximo de dos horas en la zona. Utilizó una mascarilla (de la clase que se utiliza para defenderse de la rinitis alérgica) por todo equipo. Admite que él y su colega se asustaron “un poco” cuando pasó a su lado una grúa de grandes camiones de basura cuyos conductores parecían llevar “trajes completos a prueba de radiación” y máscaras de gas.

Los contadores géiger colocados en el panel delantero del coche pitan intensa e incensamentente durante buena parte del vídeo de 12 minutos. Está grabado principalmente desde el interior del coche, pero no en su totalidad. Las escenas varían desde lo sereno, con vacas pastando distraídamente, pasando por lo inquietante, con carreteras arrancadas por la fuerza del terremoto, hasta lo completamente espeluznante, con pueblos que la devastación dejó casi intactos pero desprovistos de indicios de vida humana reciente mientras la oscuridad comienza a descender.
“Era extraño”, dijo el señor Jimbo, expresando su sorpresa ante cuán desierta estaba el área. Un puñado de perros callejeros, casi del todo en aparente buena salud y curiosos acerca de los visitantes, eran las únicas señales de vida aparte de las vacas de aspecto sobresaltado. El señor Jimbo se cruzó solamente con tres o cuatro turismos. Debido a que la electricidad estaba cortada, los semáforos y carteles de las tiendas estaban a oscuras.
Dice que, a pesar de que el gobierno ordenó evacuar la zona, penetrar en el área fue relativamente fácil. Los periodistas se acercaron a la zona desde el sur. Había solo un control policial en el punto de los 30 kilómetros, pero no encontraron más seguridad según avanzaban. El señor Jimbo dice que solo supieron que se estaban aproximando a la línea de los 20 kilómetros gracias al sistema de navegación del coche.
Los dos siguieron adelante en dirección a la planta. Una de las pocas veces en las que Jimbo salió del vehículo fue para caminar hacia la orilla del mar, donde un coche de policía había sido sumergido y la valla de seguridad estaba hecha un amasijo. Cuando Jimbo se encontraba a 1,5 kilómetros, el punto más cercano al que llegó, los contadores géiger se dispararon, alcanzando un nivel de 112µSv/h. El señor Jimbo dice que permaneció allí durante solo 15 minutos aproximadamente, no una hora entera. La exposición a 50mSv (equivalentes a 50000 µSv) es el límite anual para un trabajador de planta nuclear, dijo el jueves el portavoz del Gobierno, Yukio Edano.
“Los contadores géiger se estaban volviendo locos y eso me puso algo nervioso”, dijo. “Más me vale mantenerme alejado de la radiación durante un tiempo para que mis células puedan recuperarse.”
El señor Jimbo, que también ha estado informando desde otras poblaciones con elevados niveles de radiación, dijo que ha estado tomando pastillas de yodo y potasio durante los últimos cinco días como medida de precaución.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este