Estos monumentos fueron encargados por Josip Broz Tito antiguo dirigente de la desaparecida Yugoslavia en la década de 1960 y 1970 para conmemorar batallas de la Segunda Guerra Mundial (como Tjentište, Kozara y Kadinjača) o en donde estaban situados campos de concentración (como Jasenovac y Niš).
Fueron realizados por diferentes escultores y arquitectos con la clara intención de provocar un impacto visual – y creo que muy bien conseguido – y ensalzar la simbología de la república socialista.
En la década de 1980 estos monumentos recibían millones de visitas al año, especialmente colegiales. Después de la disolución de Yugoslavia en 1991 los monumentos quedaron completamente abandonados.

Kosmaj
 Podgarić
 Tjentište
 Kruševo
 Ilirska Bistrica
 Niš
 Kadinjača
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este