Se llaman nubes asperatus, una denominación provisional puesto que todavía y dada la novedad del fenómeno, aún no está catalogada como nube en la Organización Meteorológica Mundial.

En realidad desde 1951 no se ha catalogado ninguna nube nueva, sin embargo, desde la The Cloud Appreciation Society se está intentando que esta asperatus sea incluida como una nueva clasificación de nube.

Dicen que estar bajo un cielo cubierto con ellas es como mirar la superficie del mar cuando estás sumergido en el fondo y que su nombre proviene de su textura áspera y arrugada.
Estas ondulatus asperatus aparecen en forma de gran sábana ondulada y aunque tienen ese aspecto de tormentosas, no suelen venir acompañadas de lluvia y se especula que están formadas por fuertes corrientes de viento superiores a 2000 metros.

Sin embargo, todo es bastante especulativo ya que hoy por hoy, todavía no se tienen claras las causas de formación de estas espectaculares nubes.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este