La publicidad siempre se ha valido de todo para vender un producto, y eso no es malo ya que esa es su finalidad, pero hubo un tiempo, y no fue hace mucho, en que las grandes compañías de cigarrillos utilizaron todas las armas a su alcance para lograr posicionar sus marcas.
En una sociedad como la estadounidense acostumbrada a una economía abierta, a la libre competencia, y más que nada a una gran oferta y variedad de marcas y productos, no fue raro empezar a ver la curiosa guerra de publicidad que protagonizaron estas empresas. Es así que se hizo muy común observar:
Que los médicos recomendaran cigarrillos:

También lo hacían los científicos:

Y los odontólogos te garantizaban una bonita sonrisa:

Claro, también se apelaba al patriotismo:
…o a ciertos actores de Hollywood con ambiciones presidenciales:
También se apelaba a los sentimientos más tiernos:

…y por supuesto a la realeza:
y hasta a Papá Noel:

Bueno, no estoy al tanto de las actuales leyes estadounidenses respecto a la publicidad en licores o cigarros, pero es fácil deducir que ahora estos anuncios no serían permitidos.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este