Para muchas personas, un viaje de campamento es suficiente para ponerte a sudar, incluso antes de armar la carpa. Pero para los exploradores temerarios, escalar un acantilado y lanzar su tienda de campaña a más de 1.200 metros de altura, es un día normal de camping.
Como estas impresionantes imágenes muestran, las escaladas pueden durar semanas y los exploradores deben establecer tiendas de campaña en el borde del acantilado, para poder tomar un merecido descanso.
Estas imágenes fueron tomadas por el fotógrafo de aventura, Wiltsie Gordon, de 57 años, quien arriesga su propia vida para capturar momentos llenos de emociones.
Comentó: “Durante esta escalada, estábamos en la primavera ártica, por lo que se estaba derritiendo la nieve de la cumbre y de una cornisa a mitad de camino, por lo que caían constantemente rocas y trozos de hielo, por el acantilado.”
“Incluso se vino abajo una del tamaño de un automóvil. Varias veces estuvimos a centímetros de ser golpeados, que casi con toda seguridad habría sido fatal.”
“Los objetos que caen están constantemente en tu mente y si se mira detenidamente la imagen de las tiendas de campaña colgantes, se puede ver que el campamento estaba debajo de un saliente en busca de refugio.”
El Sr. Wiltsie, de Bozeman, Montana, agregó: “A pesar de que escalar una roca como esta, puede parecer una locura, decenas de viajes similares tienen lugar en lugares remotos cada año.”
“En lugares como los Alpes o el Parque Nacional Yosemite, y dependiendo de la temporada, se puede hacer en cualquier parte del mundo, como por ejemplo Queen Maud Land, Antártida y otros lugares extremos como los Himalaya y África.”
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este