El kilt es la falda que portan los hombres en las típicas vestimentas escocesas, siendo una tradición cultural que se luce en ocasiones especiales, como fiestas o celebraciones. El kilt proviene de otra prenda llamada “feileadh mor”, que era una primordial túnica larga de unos 5 metros que se ataba por la cintura, y cuya misión era proteger de la lluvia el cuerpo y los pantalones. La prenda se recortó dejando sólo la parte de abajo, quedando el actual kilt.

La palabra kilt tiene un origen escandinavo y proviene del verbo “to kilt”, o lo que es lo mismo, del hecho de colocarse la falda alrededor del cuerpo.
El kilt es una falda hecha a mano que consta de 7 a 8 metros de tela repartidos de unos 25 a 29 pliegues, llegando a rondar el precio de 750 euros. El color de la tela de la falda, el tartán, diferencia los clanes a los que pertenece cada persona. Estas faldas tienen la particularidad de que se visten sin ropa interior por debajo, pero, ¿por qué no se pueden usar calzoncillos al vestir los kilts?

Exactamente esto tampoco es cierto, ya que actualmente se puede ir perfectamente con ropa interior, aunque se dice que la tradición manda ir con todo el tejemaneje al aire libre. La tradición tiene un origen militar, donde siempre se debía ir sin nada debajo, salvo al hacer actividades de deportes especiales, formar parte de la banda de gaita (porque al marcar el paso se levantaban los tobillos) o asistir a actos donde se coincidiese con mujeres.
De esta manera, ir sin ropa interior era ir de regimiento y de reglamento militar. Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, los soldados con kilt eran inspeccionados por los sargentos usando un espejo anexado a un palo, para comprobar si “estaban frescos”. Si fallaban en la revisión, el castigo era regalar una botella de Oporto.

En 1997 ocurrió un “accidente” con un miembro del regimiento “Black Watch”, pues dejó ver sus vergüenzas en plena ceremonia militar en Hong Kong, acaparando la prensa mundial en aquellos días.

Accidente ocurrido el 23 de abril de 1997. Lee Wotherspoon, del regimiento Black Watch (RHR), bajaba la bandera del Reino Unido mientras el viento levantó su falda. El soldado no fue reprendido por su superior debido al percance, sino por la posición errónea de sus pies durante el acto.
Así, a día de hoy, lo que uno lleve debajo del kilt es asunto propio, y lo correcto es mantener el misterio y no hacer de este hecho algo evidente. De esta manera, si a uno le preguntan qué lleva debajo, puede responder estas frases patrón: “Debajo del kilt no hay nada vestido, está todo en perfecto orden”, “El futuro de Bonnie Scotland” o “Calcetines y zapatos”.
Eso sí, el kilt no es una falda exclusiva para los hombres, ya que las mujeres tienen una versión con una tela más ligera y menos pliegues, denominada “kilted skirt”. Aparte, Escocia no es el único lugar donde los hombres disponen de una tradicional falda, pues en Grecia y la India también existen vestimentas similares.
Existen muchos famosos que visten el kilt escocés por orgullo a su tierra y costumbres: Ewan McGregor, Thomas Jane, Sean Connery o el príncipe Carlos de Gales. El día 9 de enero es la jornada destinada a vestir kilt, por lo que es bastante común ver a los famosos de esta guisa.

Y para terminar lo que habías estado esperando, una ración de accidentes, percances, casualidades y ráfagas de viento inoportunas…

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este