Andrew Lancaster ha llevado el arte de la preservación, revestimiento y relleno de los animales muertos un paso más allá… parecido al estilo visto en la novela de “La isla del doctor Moreau
Ha colocado la cabeza de una gallina en el cuerpo de un hurón, comadreja bebés con alas de las aves, o la cabeza de una liebre en el cuerpo de una muñeca son sólo algunas de las creaciones de este taxidermista de Tauranga, Nueva Zelanda.
Lancaster ha estado creando sus criaturas híbridas desde hace dos años, pero comenzó con la taxidermia desde hace 14 años. “Algunas personas me llaman enfermo y algunos piensan que mi trabajo es bastante bueno.” Vende sus obras en Trade Me y ha desarrollado un pequeño grupo de seguidores de su trabajo.
“Cuando estoy conduciendo a lo largo del camino y veo algo animal muerto, me regreso para buscarlo, es probable que existan algunas personas preguntándose que estoy haciendo.”
Ha recogido aves, hurones, faisanes, ratas e incluso comadrejas bebés, que ha descubierto en el interior de la bolsa de su madre.
Hans Kriek, director del grupo de derechos animales SAFE, dijo que no tenía ningún problema con el trabajo de Lancaster, siempre y cuando no mate intencionalmente a los animales con el fin de disecarlos.

Fuente 1, 2
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este