Estas son flores que no recomendaríamos dar a nuestras madres o parejas… algunas huelen a heces y otras a cadáveres en descomposición, algunas son bastante feas, otras son mortales, mientras que algunas otras son simplemente extrañas.
La naturaleza no deja de sorprendernos con estas siete maravillosas flores:

La flor más grande del mundo: Rafflesia Arnoldii

Se parece a un hongo mutante cruzado con una planta carnívora proveniente de otro planeta. La Rafflesia Arnoldii es de color rojo con manchas blancas y puede alcanzar hasta tres metros de diámetro.

Desde el momento en que esta extraña flor forma su capullo, deja al descubierto la parte inferior de sus pétalos color rosa, que lucen inquietantemente similar a la carne. A continuación, se abre revelando toda su gloria y emitiendo un olor de descomposición para atraer a las moscas que la polinizan y ayuda a propagar.
La Rafflesia Arnoldii se encuentra únicamente en las selvas tropicales de Benkulu, la isla de Sumatra, Indonesia y Malasia. Es la flor más grande en la tierra y crece como un parásito en una especie particular de enredadera, envolviendo filamentos de tejido alrededor de su anfitrión, con el fin de obtener agua y nutrientes.

La flor es a la vez fascinante y repulsiva, especialmente cuando nos acercamos lo suficiente como para notar cómo luce realmente, parece una carne llena de granos y cubierta de pequeños pelos, y las partes que producen el polen tienen aspecto de pústulas.

Flor del desierto prehistórico: Welwitschia mirabilis

Es horrible, parece algo que murió en el mar y fue arrojada a la playa. También es bastante rara y única, el mirabilis Weltwitschia es una flor que sólo se encuentra en el desierto de Namib, en Namibia y Angola, de hecho, es la flor nacional de este último país.

Es considerada un fósil viviente, perteneciente al período Jurásico, cuando dichas plantas, llamadas gimnospermas, dominaban el paisaje. Durante milenios, plantas similares fueron desapareciendo, pero la welwitschia ha logrado sobrevivir a pesar de los drásticos cambios en el clima de su entorno.
Esta planta puede parecer un montón de hojas desordenadas, pero en realidad sólo tiene dos, que continúan creciendo durante toda la vida de la planta, alcanzando una longitud de hasta 12 pies. Estas hojas tienden a ser irregulares y se van desgastando con el curso del tiempo, dividiéndose por el viento y la arena, situación por la cual pareciera que tuviese una mayor cantidad de hojas.
Flor parasitaria y carnosa con olor fecal: Hydnora Africana

Al principio, la Hydnora Africana se parece a una piedra, para mezclarse con el suelo del desierto, pero luego se levanta y abre sus terroríficas mandíbulas. En ese momento usted sabe que ha llegado a algo tremendamente inusual. Lo que logramos ver de esta planta parasitaria es tan sólo la flor, el resto está escondido bajo tierra, entretejiendo entre sus raíces la planta huésped, la suculenta Euphorbia.

La flor se abre en tres secciones llamadas sépalos, dejando al descubierto una cavidad que apesta a heces, atrayendo a los escarabajos peloteros. Esta cavidad se convierte en una trampa temporal, manteniendo a los escarabajos dentro el tiempo suficiente para permitir la polinización. El interior de la cavidad es de color rosáceo-anaranjado, carnoso y cubierto de diminutos pelos que apunta hacia abajo, evitando que los escarabajos escalen. Con el tiempo, la flor se abre lo suficiente para que los escarabajos puedan escapar.
La flor más pequeña del mundo: Wolffia Angusta

Estas no son algas, ni es cualquier planta acuática ordinaria. La Wolffia Angusta es oficialmente la flor más pequeña del mundo, en donde con cada flor pesa tanto como dos granos de arena y se necesitan alrededor de 5.000 de estas diminutas flores para llenar un dedal. La Woffia crece en colonias, formando una densa capa en aguas tranquilas, la única manera de identificar la especie es a través de un microscopio.

Cada flor tiene un solo pistilo y estambre que el produce el fruto más pequeño del mundo llamado utrículo, no tiene hojas, tallos o raíces, flotando libremente en lagos de agua dulce y pantanos. La Woffia Angusta es altamente nutritiva, sirve de alimento a peces y aves acuáticas en la naturaleza, en ocasiones es cultivada para su uso como alimento para el ganado o incluso la cocina humana. Se come como un vegetal en Birmania, Laos y Tailandia.
Flor Murciélago Negro: Tacca Chantrieri

Deslumbrantemente bella y magníficamente extraña, la flor murciélago negro, Tacca chantrieri, es sin duda única en su tipo. No sólo producen flores negras, que ya es de por sí es bastante inusual, sino que las flores tienen aspecto de murciélago.

También es conocida como la flor del diablo, probablemente debido a su color y apariencia extraña, la flor murciélago negro también produce de forma irregular flores en tonos de verde y morado. Esta flor tropical se encuentra en África, Madagascar y el noreste de América del Sur.
La flor más mortífera del mundo: Belladonna

Puede no tener el título oficial como la flor más mortífera en el mundo, no hay consenso sobre ese tema ya que hay otras flores como la adelfa que son igualmente peligrosos, pero la belladona es notable no sólo por su capacidad para matar, sino por su historia y su apariencia inusual.

Esta planta herbácea perenne, nativa de Europa, África del Norte y Asia occidental, se ha utilizado durante siglos como medicina estética, veneno y alucinógeno. Tanto el follaje como los frutos color púrpura oscuro son altamente tóxicos. Su nombre científico “Atropa” se piensa que es derivado de la diosa griega Atropos, uno de los tres destinos, que fue el responsable de determinar la muerte de un hombre, “belladonna” es el italiano para “mujer bella”.
Ingerir cualquier parte de la belladona implica tragar atropina, escopolamina e hiosciamina, sustancias que causan una serie de síntomas graves, que van desde la dilatación de las pupilas y dificultad para hablar, hasta alucinaciones, convulsiones delirio y posiblemente la muerte. En la antigua Roma se utilizaba como arma de crimen.
La flor cadáver: Amorphophallus Titanum

No es suficiente con que esta flor sea más alta que un ser humano adulto, o que su estambre sea extrañamente grande, o que su nombre científico sea Amorphophallus Titanum, que en esencia significa “pene gigante deforme”, sino que esta extraña flor también tiene el olor de un cadáver putrefacto dejado mucho tiempo bajo el sol… Esta podría ser la flor más rara y única en el mundo…

La Titan Arum crece en las selvas de Sumatra y a menudo es cultivada en jardines botánicos para el disfrute de los amantes y curiosos de las plantas diferentes. El espádice de la flor, que es la parte más alta, está cubierto de polen salpicado de color rojo anaranjado, tiene un solo pétalo llamada espata, que es de color verde claro en el exterior y púrpura en la parte interior. Al igual que muchas otras especies, la flor emite el olor a carne podrida para atraer a los polinizadores.
La flor más alta fue cultivada en el jardín zoológico Wilhelmina en Stuttgart, Alemania, llegando a medir 2,89 metros de alto