Si estas pensando en serio hacer algún cambio en tu 28, pero le tienes miedo al quirófano, es posible que desee reservar un vuelo a Tailandia y darle una oportunidad a las técnicas de Khemmikka Na Songkhla aprobadas por el gobierno.

Sé lo que estás pensando – otra estafa de las técnicas para ampliar los pechos, y nos inclinamos a pensar así también, pero después de hacer algunas investigaciones sobre tratamientos bofetadas” de Khemmikka Na Songkhla hemos encontrado que el Ministerio de Salud de Tailandia llevó a cabo un estudio de seis meses y reconoció la técnica como una alternativa viable a la cirugía plástica. La esteticista de 44 años de edad, Bangkok es la única persona en el mundo que conoce los secretos de bofetadas de pechos, cara o nalgas, que heredó de su abuela. Ahora, ella está seleccionada para planificar y seleccionar a 10 personas a las cuales va a transmitir sus conocimientos, pero no de forma gratuita. Khemmikka está cobrando 10 millones de baht (330.000 dólares) para el curso de escultura corporal, 8 millones de baht (260.000 dólares) para el curso Pechos golpeados, y 5 millones de baht (165.000 dólares) para el curso de bofetadas. Cuatro personas ya han solicitado inscripción en los cursos, hasta el momento.
Khemmikka Na Songkhla, mejor conocido como “Khunying Tobnom” descubrió los efectos de embellecimiento de bofetadas cuando era una adolescente en busca de maneras de agrandar sus pechos. Un día su abuela la vio frotando sus pechos con una crema milagrosa y le aconsejó que deje de perder tiempo en esas cosas. Después dejó que su abuela le diera unas bofetadas en sus pechos un par de veces y los calmara con agua helada, Khemmikka noto que el tamaño de sus senos crecieron 4 pulgadas, y, finalmente, dómino las técnicas de bofetadas ella misma. Ella ha practicado el arte antiguo de bofetadas en su salón de belleza las dos últimas décadas, y logró una mejora radical en la apariencia de miles de mujeres sin usar ningún producto químico o implantes.
Uno de los momentos más importantes de su carrera se produjo hace unos años, cuando un cliente que desarrollo cáncer de mama le echó la culpa a los masajes y bofetadas Khunying Tobnom. Preocupada, la esteticista pidió al departamento de salud de Tailandia estudiar sus técnicas y saber si podrían conducir al cáncer. Después de un minucioso estudio de seis meses, los funcionarios del Ministerio de Salud anunciaron que las personas estaban libres de cáncer, y mostraron crecimientos significativos en el tamaño de los senos. En el año 2003, fue aprobado oficialmente como una alternativa natural a la cirugía plástica.
Pero, ¿cómo ayuda a mejorar la apariencia de las mujeres estas bofetadas? Al parecer, el tratamiento consiste en la acción de amasado que guía la grasa de las áreas alrededor del seno empujándolo hacia el pecho, creando un aspecto más completo y aumentando el tamaño. Khemmikka Na Songkhla da bofetadas, pellizcos y aprieta la grasa y el músculo en la parte superior del pecho, los costados del torso y el vientre de sus clientes en seis sesiones de 10 minutos, los que las han probado dicen que puede ser bastante doloroso. Pero los resultados valen la pena, teniendo en cuenta que obtienes crecimientos del tamaño del pecho de más de 2 pulgadas. Los clientes van desde jóvenes que quieren un pecho más impresionante, a las mujeres de 70 años que quieren tonificar sus curvas. Las mujeres de todas las clases sociales han golpeado sus cuerpos con estos tratamientos y han visto resultados significativos.
Pero las bofetadas de Khemmikka Na Songkhla puede hacer maravillas, ella admite que hay algunas mujeres que no pueden ayudar. Si los pechos de una mujer son demasiado pequeños, o si ella está demasiado delgada, se le aconseja que aumente un poco de peso antes de venir a verla, porque ella no tiene nada para trabajar. Así que tenlo en cuenta antes de viajar a Tailandia
Fuente