El fabricante alemán de modelos, Robert Gulpen, ha construido el modelo de un coche más caro del mundo. Es una réplica a escala 1:8 del Lamborghini Aventador hecho de carbono, oro, platino y decorado con piedras preciosas.
Gulpen, de 52 años de edad y ex ingeniero mecánico, describe su creación como una “obra de arte de alta tecnología”, dijo que quería crear algo único y que nunca se hubiese hecho antes. Comenzó hacer modelos en miniatura de coches con metales preciosos en la década de 1990 y, eventualmente, se convirtió en un reconocido fabricante de modelos de automóviles en miniatura.
Decidió que el vanguardista Lamborghini Aventador LP 700-4 sería la elección perfecta para su gran obra maestra. El cuerpo del coche está hecho de carbono, al igual que el original, y cuenta con alrededor de €2 millones de euros en metales y piedras preciosas. El metal fue utilizado para el detallado de las llantas y los diamantes fueron insertados en los asientos, volante y faros.

Le tomó al artista alemán 500 horas para completar el modelo del coche, pero ahora podría recibir más que una justa indemnización. Su pequeño Lamborghini Aventador está programado para ser subastado en diciembre, por Sotheby ‘s, ya sea en Dubai o Nueva York, con un precio inicial de € 3,5 millones, casi 12 veces más que el verdadero Aventador LP 700-4 (€ 303.450). Sin embargo, si un comprador no tiene ganas de esperar hasta entonces, puede pagar € 4,5 millones y llevarse a casa el coche.
El modelo de Gulpen se exhibirá en una urna de cristal antibalas y equipado con salvaguardas electrónicos, en el próximo Auto Show de Frankfurt a partir del 25 septiembre.