El Museo de las Curiosidades de Potter fue un museo establecido en la Inglaterra de la época victoriana, en donde animales disecados estaban vestidos con trajes, poses y situaciones reconocibles para los humanos, como por ejemplo, ir a la escuela, compartir una fiesta de té o beber en un bar con los amigos, etc.

La idea del museo fue de Walter Potter, un taxidermista aficionado, cuya dioramas antropomorfas fueron considerados típicos de la fantasía victoriana y se hizo tan popular durante la década de 1800, que la plataforma de la estación de trenes en Bramber (lugar donde estaba ubicado el museo) tuvo que ser extendido, para acomodar los coches adicionales que dirigían al lugar, para ver las exposiciones. El museo llegó a contar con más de 10.000 animales disecados en diferentes situaciones.

El museo se cerró en la década de 1970, se trasladó brevemente y volvió a abrir en el Jamaica Inn, Bodmin Moor, en 1984, donde atrajo a más de 30.000 visitantes al año. Luego, en el 2003, las exposiciones fueron puestas a subasta. El artista Damien Hirst se ofreció a comprar la colección completa por 1 millón de libras, pero los subastadores de Bonhams decidieron vender cada pieza por separado, aumentando sólo 500.000 libras. Entre los compradores estaban el artista de Pop Peter Blake, el fotógrafo David Bailey y el comediante Harry Hill.

El año pasado Peter Blake realizó una exposición de una sola vez, en donde exhibió algunas de las curiosidades de Potter, en el Museum of Everything en Primrose Hill, Londres.

La siguiente película fue producida por el British Pathé en 1965, y describe a Potter como “un genio que hizo muñecos forrados de piel en caprichosas pero verdaderas obras del arte poético.”

Cabe señalar que en el Museo de Potter afirmaban que “todos los animales habían muerto por causas naturales.”
El taxidermista Walter Potter
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este