Dando un nuevo significado al reciclaje, un cirujano plástico del Condado de Seminole, Florida, EEUU, está abriendo un Banco de Grasas, llamado “Liquid Gold”, para aquellos pacientes que deseen almacenar las grasas corporales extraídas durante una liposucción, para utilizaras en un futuro.
Los cirujanos plásticos que realizan procedimientos de transferencia de grasa, por lo general transfieren la grasa del paciente inmediatamente después de sacarla a través de la liposucción. Los sitios más comunes para la grasa transferida son la cara y el pecho.

Tener la grasa en el banco permitirá a los pacientes recurrir a ella más tarde, cuando quieran engordar partes del cuerpo que han sucumbido a la edad, dijo el Dr. Jeffrey Hartog, cuyo Banco de Grasas “Liquid Gold”, está al lado de su clínica de cirugía estética. “Voy a presentarlo como una opción para cualquier paciente que desee hacerse una liposucción”, dijo.
Luego de que la grasa es extraída mediante la liposucción, es drenada, limpiada y puesta en recipientes para congelar a menos 192 grados Celsius, en el centro “Liquid Gold”. El costo de almacenar desde 250 hasta 300 centímetros cúbicos de grasa, lo que se podría llenar una taza de café, es de $ 900 para el primer año y $ 200 para los años siguientes.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este