Algo extraño le sucedió a un joyero de Georgia. Él parece perdió sus joyas preciosas que cuestan $ 10.000. ¿Dónde estarán?

El incidente ocurrió en Georgia en la joyería de John Ross.

El joyero dejó cuatro bolsas de diamantes en una mesa mientras él iba a ayudar con un cliente.

Al ver que su dueño se iba el perro saltó sobre una silla y luego sobre la mesa, y rápidamente engulló los diamantes.
Una vez que el joyero volvió y vio que los diamantes habían desaparecido se dio cuenta de que Honey Bun se los había tragado.
De inmediato se llevó al perro al veterinario para que hiciera unos rayos X, lo que reveló que todos los diamantes de hecho estaban en su estómago.
Al día siguiente regreso a su negocio y, naturalmente, el perrito había expulsado los diamantes preciosos.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este