Tres amigos alemanes recrearon uno de los coches más impresionantes jamás hecho, el Mercedes-Benz 300 SLR ‘Uhlenhaut Coupe’, con piezas de chatarra. No se puede conducir, pero sin duda, es una réplica agradable para la vista.
Armin Ciesielski, Brakel Peter y Walter Willer, son tres amigos que trabajan en una empresa alemana llamada Giganten aus Stahl (Gigantes de acero), y decidieron rendir homenaje a uno de los mejores coches jamás construido, haciendo un modelo tamaño real a partir de puro metal chatarra.

Los tres escultores juntaron miles de piezas de metal para su obra maestra del reciclaje, tardaron aproximadamente siete meses en cortar y juntar todas las piezas de metal. Aunque Ciesielski afirma que puede reconstruir cualquier auto a partir de chatarra, admite que este proyecto en particular le fue bastante difícil, debido a todos los intrincados detalles y el trabajo que le llevó hacer el automóvil idéntico al original.

El Mercedes-Benz 300 SLR ‘Uhlenhaut Coupe’ tenía una velocidad máxima de 180 mph, y habría sido el coche más rápido en el mundo si se hubiese lanzado en 1955, por desgracia, Mercedes-Benz decidió que era demasiado rápido para el público en general y sólo dos prototipos del emblemático vehículo existen todavía hoy en día, los cuales se encuentran en el Museo de la Mercedes-Benz, en Alemania.

A pesar de que replica hecha con 10.000 piezas de chatarra no se puede conducir, sus creadores esperan que los fans del coche original se lo quite de sus manos por 100.000 dólares.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este