Un acontecimiento impactante ocurrió en Japón a una chica de tan solo 13 años, Tomomi Maishigi, fue asesinada por su padre y un monje budista en el acto de un “exorcismo” en la ciudad de Kumamoto. El incidente ocurrió hace un mes, pero recién ahora se informó en la prensa.

Según la policía, en Kumamoto , la causa de la muerte fue ahogamiento seguida por asfixia. Durante el ritual, la joven fue atada a una silla por su propio padre, Atsushi Maishigi, de 50 años. Kazuaki Kinoshita el jefe de una cascada en un templo, un monje de 56 años, cantando sutras, dijo que “ahuyentaría los malos espíritus.”
La cascada que tiene una bomba que extrae agua del subsuelo y cae desde una altura de 2,5 metros, mientras que la persona a ser “exorcizada“, se sienta en una silla, atada con un cinturón, por debajo de la cascada.
La niña ya estaba siendo sometida al ritual de la “cascada”, desde marzo, y según se informo fue sometida a los rituales más de 100 veces. Pero en este último, quedó inconsciente y fue trasladada en ambulancia al hospital, pero no resistió.
El padre dijo que su hija había estado sufriendo de problemas físicos y mentales, y luego decidió ir a un templo budista en Nagasumachi, buscando ayuda.
El monje del templo sugirió que la niña estaría poseída por un espíritu maligno y hacían los rituales para espantar a los espíritus de ella.
El incidente ocurrió el 27 de agosto y de acuerdo con el Yomiuri, el padre y el sacerdote fueron arrestados bajo sospecha de causar lesiones corporales con resultado de muerte. Estos rituales de exorcismo no son comunes en Japón, pero al igual que en cualquier parte del mundo, siempre hay personas que van al extremo en sus convicciones religiosas.
Este es el video con el informe en la televisión japonesa.

Fuente

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este