Este niño de 11 años de edad llamado Thomas, pero se hace llamar Tammy. Es el hijo de dos lesbianas que lo adoptaron, ellas decidieron que sería una chica porque creen que el niño estaba más orientado al sexo femenino. Él se siente una niña, cuando se viste como un niño, se siente incómoda, y cuando se pone vestidos se ve mucho más amable y contenta. Según las madres, se dieron cuenta de que su hijo estaba mal orientado a los tres años cuando él tenía un defecto en el habla y con lenguaje de signos Él les dijo: “Yo soy una niña”. Este verano, comenzó a tomar bloqueadores de hormonas, que retrasan la pubertad. Ahora la familia está recaudando dinero para una operación de cambio de sexo.
¿Qué opinas tú de esto?

A los 7 años de edad, trató de mutilarse sus genitales y fue entonces que los psiquiatras le diagnosticaron un trastorno de identidad sexual.

La pareja, integrada por Debra Lobel y Pauline Moreno, adoptó al menor cuando tenía dos años y las mujeres aclararon que nunca lo presionaron para que se convierta al sexo femenino.

A diferencia de sus hermanos (la pareja tiene dos hijos mayores), a Thomas le gustaba leer cómics como Wonder Woman (La Mujer Maravilla) y jugar con muñecas, mientras que evitaba deportes como el béisbol. “Tan pronto como lo dejamos se puso un vestido, su personalidad cambió de un niño muy triste que se quedaba quieto, a una niña muy feliz encantada de estar viva”, explicó Pauline, su madre, quien reiteró que el pequeño contó con todo el apoyo del nucleo familiar en su decisión.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este