A pesar de ser una competencia sumamente extraña, su popularidad sigue creciendo, el sur de California tiene su competencia de surf canina todos los años.
Fotografía de cinco competidores caninos apilados en una tabla de surf, en el torneo de surf “Sunday’s Surf Dog Surf-A-Thon” llevada a cabo en Del Mar, California, evento que dio la bienvenida a 4.000 espectadores, 80 perritos y recaudó más de $ 100.000 para los animales huérfanos.
Dado que los perros no tienen la capacidad de remar las olas que se aproximan, los perros surfistas necesitan ser “lanzados”, es por ello que cuentan con ayuda humana que empujan la tabla mientras el perro está sentado o está de pie en la parte superior, luego el ser humano empuja la tabla y el perro es puesto en libertad para montar la ola.
Un perro cayéndose de su tabla de surf. Dependiendo del momento del lanzamiento o del tamaño de la ola, los perros pueden caerse como los surfistas humanos, situación por la cual todos los perros deben usar chalecos salvavidas y son asistidos por socorristas humanos.

Un perro se sacude el agua del mar durante la competencia. No todos los perros son nadadores natos, el problema es que los perros no pueden decir con exactitud a sus dueños que no quieren surfear, aunque algunos caninos tienen otras formas de expresar su falta de interés en el deporte.

Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este