Te quedaras sin palabras al leer esta noticia…

Daisy, Claudia, Jamir y Jhon Freddy tienen edades que oscilan entre los 7 y 11 años de edad y son catalogados “los niños del cable”. No precisamente porque pasen todo el día viendo “Discovery Kids”, sino porque para llegar a su escuelita rural tienen que descender por un cable de acero, en un trayecto de 800 metros de largo, a una altura de 200 metros, solo con la ayuda de unas desgastadas poleas y unas improvisadas y poco resistentes cuerdas.

El descenso a toda velocidad dura entre 30 y 40 segundos y al llegar al final del cable frenan con una horqueta de palo. Para regresar a casa después de clases deben subir un cerro y volver por otro cable que los lleva de nuevo al puente. Obviamente estos niños no tienen la más mínima conciencia del peligro que corren diariamente al hacer ese recorrido sin los equipos necesarios, o por lo menos, el deseo de aprender les hace obviar (con algún tipo de valentía sobrenatural) el hecho de que si se rompe la cuerda que los sujeta, o si se tranca la polea, pueden caer al vacío.

Daisy Mora, esta nena de 9 años que se ve en la foto, es uno de los chicos que 2 veces al día debe hacer este recorrido para ir y venir de la escuela. Lo mas increíble es que lo hace junto a su hermanita de 5 años, que viaja comodamente dentro de una bolsa de tela.
No se puede ignorar la realidad que salta a la vista. ¡Las condiciones ideales jamás estarán dadas!. Si los “niños del cabledecidieran no ir a la escuela hasta tener equipos especiales, lo más seguro es que se quedarían sin educación, pero hay una motivación que los sobrepasa y que los impulsa a seguir, el deseo de APRENDER. Esa pasión los mueve a hacer su recorrido extremo día a día y la inocencia les hace tener fe de que no se van a caer al vacío.
Personalmente siento vergüenza de todos los días que me dio flojera ir a clases y no fui... es impresionante ver como estos niños sin darse cuenta arriesgan sus vidas por el simple hecho de tener educación.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este