Sam Calagione, es el fundador y presidente de esta cervecería artesanal, disfruta de la elaboración de la cerveza como si se tratara de una aventura. Para mostrar su elaboración Kevin Burg y Jamie Beck fotografiaron el proceso. “Mi día favorito es aquel en que estamos elaborando una cerveza por primera vez” así lo describe el Sr. Calagione y en vez de mostrar el proceso como algo común se les ocurrió documentarlo de esta forma. Realmente muy original.
Huertos Fifer, una granja familiar de quinta generación en el sur de Delaware, ofrece una amplia gama de frutas y verduras locales que utilizan en su cocina, bar y cervecería. Bobby Fifer revisa el punto exacto en que estas fresas están maduras y dulces. Esto es un punto importante para la cerveza.

Esta presa de madera para fruta se carga a mano con más de 150 libras de fresas locales. Producirá cinco barriles, o 150 galones, de la cerveza al terminar – se necesita más de una libra de fruta recién exprimida por cada galón de esta cerveza.
La prensa de la fruta es de manivela y se encuentra fuera de la sala de cocción en Rehoboth Beach, Delaware. Esto es definitivamente un trabajo para hombres. Es increíble lo poco que estas máquinas de frutas han cambiado desde que ayudó a mis tíos y a mi padre que llego con una hace unos 30 años. Hemos preparado cerveza con arándanos, moras, frambuesas, uvas pasas, naranjas y limones, pero creo que esta es la primera cerveza de fresa que hemos hecho.
Extraer el jugo es agotador. Nos toma un par de horas de trabajo procesar toda la fruta y el resultado es un jugo de un vibrante color rojo sangre que corre por entre los listones. Antes de limpiar, la zona parecía una escena de un crimen sin la figura típica hecha de tiza que señala donde se encontraba el cuerpo.
Mientras que las fresas son el punto focal de esta receta, el catalizador de su creación es el sorgo. Nos encanta charlar y escuchar a nuestros clientes habituales y una cerveza sin gluten es lo más solicitado hasta ahora. Parece como si todas las personas que vienen no fueran tolerantes al gluten. El sorgo ha sido utilizado para hacer la cerveza en África durante siglos, así que encontramos un jarabe de sorgo, que nos gustó mucho: oscuro, dulce, con notas de miel y frutas.
Mezclamos el sorgo con el agua filtrada, luego prendemos la bomba para hacer recircular el líquido por toda la olla hirviendo. Esta acción de bombeo crea un efecto de remolino natural, que ayuda a mezclar uniformemente el sorgo en el agua caliente. A continuación, agregamos los cubos de zumo de fresa Fifer. La habitación olía muy bien.

Pensé mucho acerca de qué sabores funcionarían bien con la base de sorgo. En lo primero que pensé fueron las fresas y funcionaron muy bien juntos en las pruebas al igual que con otras cervezas sin gluten que he intentado, el sabor era un poco diferente por el carácter a malta de cerveza. Estos experimentos nos han llevado al componente de sabor final. Hemos jugado con una gran cantidad de diferentes tipos de miel, pero la miel oscura del trigo tiene un buen sabor que sentimos le dio el toque final a esta receta.
Cerramos la tapa de la olla y dejamos hervir un poco a fuego lento la mezcla. La cerveza burbujeaba y el vapor llenaba el aire con olor a miel, frutos y granos. Por la ebullición de la cerveza se usa una caldera de llama abierta.
Al igual que cualquier nuevo experimento, esta primera cerveza se sirve en el edificio donde se hizo, nuestra cervecería en Rehoboth Beach. Sin embargo, se va a producir en la fábrica de Milton para su distribución nacional a finales de este año. Hemos decidido llamarlo Tweason’ale porque este grupo inicial fue preparado y servido durante la transición entre la primavera y el verano, una hermosa época del año aquí.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este