Aunque los cerdos no son precisamente conocidos por su velocidad y resistencia, el pueblo de Mikame, en la prefectura japonesa de Ehime parecen creer que éstos son los animales perfectos para montar.

La prefectura de Ehime ha sido conocida como la capital de producción de carne de cerdo en Japón desde hace mucho tiempo, y hace 25 años alguien pensó que sería una gran idea para celebrar montando cerdos en un evento único conocido como el rodeo del cerdo. Parte de la Ciudad celebra en verano cada año el festival Seiyo Mikame, el evento ha sido una locura es una atracción turística popular, pero para la mayoría del mundo occidental, era todo un misterio hasta que en 2009 un vídeo de YouTube fue recogido por una serie de medios de comunicación. Había un montón de personas que criticaban el rodeo porcino, se genero una gran controversia en torno al video, alguien incluso inició una petición en línea para prohibir dicho video, en los últimos dos años casi no había historias escritas sobre este tema.

Entonces, ¿qué es el rodeo del cerdo? Bueno, se parece mucho a un rodeo de caballos, con la diferencia de los caballos, la naturaleza de un cerdo no está adaptada para ser montados por hombres y mujeres adultos que buscan hacer algo loco y disfrutar de un buen momento lleno de risas. Los pilotos, con cascos y rodilleras, montan los cerdos en un recinto pequeño, antes de ser liberados en la arena, que tiene alrededor de 30 metros de diámetro. El objetivo es mantenerse en el cerdo por el mayor tiempo posible, pero es mucho más difícil de lo que parece. Mientras que algunos pueden considerar que los cerdos son muy lentos, son realmente rápidos, y cuando están tratando de deshacerse de algo molesto en su espalda es prácticamente imposible mantenerse durante más de unos pocos segundos. La mayoría de los pilotos caen del cerdo a los dos segundos, y en el mejor de los casos el tiempo es de menos de cinco segundos. El ganador del rodeo porcino anual gana ¥ 50.000.
Se suelen utilizar diez cerdos en un evento de rodeo, y mientras que los organizadores juran que a los cerdos no les importa ser montados por veinte hombres y veinte mujeres, yo diría que los cerdos, como cualquier otro animal, tendrían algunas objeciones. Es sólo mi opinión, pero creo que prefieren estar solos y revolcarse en el lodo que sufrir la indignidad de llevar a un ser humano en sus espaldas frente a cientos de espectadores animando. No tengo ningún problema con comer carne de cerdo, que de hecho me encanta, pero esto solo lo hacen por ¿“Diversión”?.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este