Enrique Gómez de Molina es un artista de Miami, que crea esculturas extrañas, arma piezas rellenas con animales muertos. Mientras que la taxidermia en sí no es algo nuevo, lo que hace De Molina es tomar las partes de diferentes animales para crear un nuevo animal, una nueva especie en conjunto. El resultado es lo que algunos llamarían arte, y otros pueden encontrar muy inquietante.

Por ejemplo, uno de los extraños seres creados por De Molina es una combinación de una ardilla y un cangrejo. La cabeza de una ardilla y el cuerpo de un cangrejo. Otra pieza incluye las cabezas de dos cisnes colocadas en el cuerpo de una cabra. El arte es muy interesante, pero el artista se enfrenta ante la posibilidad de parar en la cárcel por no menos de 5 años. También puede tener que pagar una multa de US $ 250.000. La razón, el importa ilegalmente partes de cuerpos de especies en peligro de extinción, un crimen del que se ha declarado culpable. Fue arrestado en noviembre.
Según la policía, De Molina no obtuvo el permiso que solicito para la importación de partes de animales, pieles y otros restos. Al parecer, era consciente de que sus acciones eran ilegales. Sin embargo, siguió adelante con el contrabando de partes de restos de animales como cobras, cálaos, pangolines, etc. a todo el mundo. Pedía que se envolvieran las partes de los animales en papel carbón. También está acusado de estar en posesión de pieles de Java Kingfisher, aves del paraíso y collared kingfishers, todas estas aves exóticas.
Aunque estas esculturas pueden verse inquietantes y parecer una crueldad contra los animales, De Molina dice que su objetivo es crear conciencia sobre el peligro que enfrentan estas especies. “Quería describir los peligros de la ingeniería genética y la intervención humana”. Por otra parte, ofrece sus piezas a la venta en Internet y a través de exposiciones. Los precios suben desde $ 80.000. Su trabajo fue recientemente expuesto en la feria Scope Art en Miami. Dos piezas se vendieron por un total de $ 100.000.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este