1.- La genética puede afectar cuando una persona pierde su virginidad
Obviamente, cada persona toma la decisión individual de cuándo tener relaciones sexuales por primera vez, pero estudios recientes demuestran que la genética puede jugar un papel importante sobre el momento en el que tomas la decisión. De hecho, un estudio de gemelos que fueron separados al nacer, mostró que existe un fuerte vínculo genético en la edad en la que una persona opta por perder la virginidad.

“No es como si hubiera un gen para tener relaciones sexuales en una fecha determinada”, comentó Nancy Segal, psicóloga de la Universidad Estatal de California en Fullerton, quien dirigió el estudio. Sin embargo, los rasgos hereditarios como la impulsividad sí afectan la decisión, aunque las costumbres sociales desempeñan un papel importante también. De hecho, hubo menos efecto genético consistente en gemelos nacidos antes de 1948 que los nacidos después de 1960.
2.- El clítoris es principalmente un órgano interno
A estas alturas, la mayoría de las personas saben sobre el clítoris y dónde se encuentra, o por lo menos, saben sobre la punta del órgano… Seguramente piense que el clítoris es aquella pequeña protuberancia, pero resulta que es sólo la punta del iceberg, de hecho, la mayor parte del clítoris se encuentra dentro de la pelvis y cuando está erecto es que logramos verlo alrededor de la vagina, permitiendo que el sexo sea más placentero.
Entonces, ¿por qué todo el mundo piensa que el clítoris es sólo la pequeña protuberancia en el exterior? Bueno, es la parte visible, pero los investigadores no empezaron a aprender acerca de las extensiones asombrosas del órgano hasta que fueron capaces de ver a través de una máquina de resonancia magnética, algo que no podían hacer hasta los 90, y no fue sino hasta el 2009 que logramos ver la ecografía 3D completa del órgano.
Por supuesto, la pequeña protuberancia con la que todos estamos familiarizados es bastante importante, de hecho, tiene más de 8.000 fibras nerviosas, más del doble de las que se encuentran en la cabeza de un pene.
3.- El esperma es sorprendente nutritivo

Cada “porción” de esperma contiene cerca de 15 calorías y la misma cantidad de proteína que la clara de un huevo grande, junto con la vitamina C, calcio, magnesio, potasio, vitamina B12 y zinc. Claro, tal vez no sea tan saludable como una multi vitamina, pero pocas vitaminas vienen con tales efectos placenteros.

4.- El sexo puede ayudarle a mantenerse saludable

Tener relaciones sexuales una o dos veces por semana realmente puede reforzar su sistema inmunológico, ya que aumenta los niveles de inmunoglobulina A en el cuerpo. La inmunoglobulina A es un anticuerpo que vive en su saliva y membranas mucosas que ayuda a parar los resfriados y la gripe antes de empezar, mediante la lucha contra los virus antes de que lleguen más allá de su nariz o boca.

5.- Las relaciones sexuales pueden hacer que las mujeres luzcan más atractivas

Cuando las mujeres tienen relaciones sexuales sus niveles de estrógeno se duplica, ocasionando que su pelo se vuelva más brillante y la piel más suave. “El estrógeno parece ser la fuente de la juventud para las mujeres”, dice Patti Britton, PhD, sexólogo clínico. Adicionalmente, el aumento del flujo sanguíneo hace que sus mejillas se vuelvan más rosadas y sus labios más rojos, aunque este efecto se distingue más en las zonas cálidas.

6.- Si usted es sexualmente activo, es probable que contraiga una enfermedad de transmisión sexual (ETS)

Los estudios demuestran que más del 80% de todos los adultos sexualmente activos contraerá una enfermedad de transmisión sexual en algún momento, aunque la mayoría no lo note. Eso es porque el 80% de todas las personas que contraigan una de las 25 variedades de enfermedades de transmisión sexual, no presentan síntomas y la mayoría ni siquiera se darán cuenta que tiene una.

De hecho, la American Social Health Association estima que el 80% de las personas sexualmente activas pueden contraer el virus del papiloma humano (VPH) en algún momento de su vida. Si bien esas estadísticas fueron tomadas antes de la vacuna contra el VPH, la vacuna es efectiva solo contra dos de las cepas más peligrosas de la enfermedad, es decir, las personas vacunadas aún pueden ser afectadas por una de las muchas otras cepas existentes.
Si bien los números suenan aterradores, la ventaja es que la mayoría de las personas que contraigan una ETS, no van a sufrir ningún efecto negativo como consecuencia.
7.- Los anticonceptivos afectan el gusto de las mujeres en los hombres

La píldora puede haber hecho maravillas para la liberación de la mujer, pero resulta que también podría estar afectando su vida sexual. Un estudio reciente ha demostrado que las mujeres que toman píldoras anticonceptivas son más propensas a conseguir parejas menos atractivas y con peor desempeño sexual, porque estos hombres ofrecen mejores oportunidades para una relación a largo plazo.

Mientras las mujeres estaban menos satisfechas sexualmente, también estaban, en promedio, mucho más felices con los aspectos no sexuales de sus relaciones. Adicionalmente, las mujeres que toman la píldora tienen relaciones 2 años más largas en promedio, que aquellas que no toman este anticonceptivo.
Los investigadores creen que esto se debe a que la píldora afecta el cerebro de una mujer, haciéndolas más interesadas en obtener una relación de largo plazo, que encontrar a alguien más compatible sexualmente.
8.- La dieta puede afectar el sabor del semen

Las frutas dulces como el kiwi, la sandía y la piña hacen más ligero el sabor del semen, mientras que la cerveza y el café dejan un sabor fuerte y amargo. La carne y pescado puede hacer que tenga un sabor a mantequilla, mientras que las frutas ácidas como los arándanos y las ciruelas pueden darle un sabor azucarado. Los productos lácteos pueden causar que el semen sepa mal debido a sus altos niveles de bacterias.

9.- La sexualidad femenina es todavía un misterio

Aún no hay un consenso científico sobre si el punto G existe o no, o si la eyaculación femenina es real.

Los críticos del punto G centran sus argumentos en el hecho de que muchas mujeres no experimentan orgasmos vaginales, por lo que no deben existir. Además, señalan que no hay un área dentro de la vagina con más terminaciones nerviosas que cualquier otra zona. También utilizan el descubrimiento de la parte interna del clítoris para argumentar que los orgasmos vaginales son causados por el mismo órgano, no por una zona erógena distinta.
Los defensores del Punto G argumentan que la vagina tiene una zona erógena que se hincha cuando se excita y que esta zona ofrece un lubricante adicional cuando se está sexualmente excitado. También indican que los estudios de ultrasonido muestran cambios en el área durante las relaciones sexuales.
El debate sobre la eyaculación femenina está a menudo vinculada con los argumento de los defensores del punto G, que afirman que la eyaculación está relacionado con la estimulación del punto G.
Aunque es ampliamente aceptado que algunas mujeres emiten un chorro de fluido durante el orgasmo, el debate se centra en torno a cual es la función real del fluido. Muchos críticos afirman que el fluido no es más que orina. Algunos autores afirman que es una sustancia separada, mientras que otros debate que es orina, pero mezclada con una selección única de productos químicos, lo que califican como una eyaculación sexual inducida, independientemente de la conexión con la vejiga.
10.- Los órganos sexuales femeninos están siendo estudiados más a menudo

Hay unas cuantas razones importantes por las cuales se sepan tan poco sobre la sexualidad femenina. Por un lado, el clítoris, el punto G y la eyaculación femenina son completamente ajenas a la reproducción, es decir, están basadas completamente en el placer (por ejemplo, el clítoris es el único órgano que existe con el propósito especifico de dar placer), ocasionando que la mayoría de los científicos centren su atención en órganos más importantes como los ovarios, la vagina, el pene o los testículos. Por supuesto, ahora que estos órganos sexuales son ampliamente conocidos, los científicos pueden sentirse en la libertad de analizar y entender el rol de los órganos sexuales no reproductivos.

Otra razón tiene que ver con los tiempos. Se dará cuenta de que la mayoría de las investigaciones sobre estos aspectos de los órganos sexuales femeninos ha sido realizada sólo en los últimos veinte años. En la actualidad hay muchas más mujeres médicos y científicos que nunca antes, además de que la tecnología había sido utilizada para ciertos estudios del cuerpo humano. Naturalmente, las mujeres muestran más interés en estudiar los órganos que les ayudan a obtener placer y sin los dispositivos modernos, como el de resonancia magnética, muchos descubrimientos, como la del clítoris interno, habría sido imposible de encontrar.
Gracias a estos cambios, es muy probable que la comprensión de la sexualidad femenina se incrementará drásticamente en las próximas décadas.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este