Una mujer sueca que estuvo trabajando recientemente en su jardín, se encontró con una sorpresa bastante inesperada cuando estaba recogiendo su cosecha, sacó una zanahoria que llevaba el anillo de bodas que había perdido en 1995.

Después de 17 años, Lena y Ola Påhlsson, quienes residen en Suecia, habían perdido la esperanza de encontrar alguna vez el anillo de bodas que perdió a Lena. El anillo, que Lena misma había diseñado, desapareció después de que lo pusiera sobre la mesa de la cocina en medio de una sesión de cocina para la navidad de 1995.

La pareja estuvo en una búsqueda frenética por el anillo, incluso buscaron detrás de los electrodomésticos, por debajo de las tablas del piso, cuando remodelamos la cocina unos años más tarde, pero fue en vano.
Pero mientras Lena estaba recogiendo las últimas zanahorias del huerto familiar, en octubre del año pasado, sacó una zanahoria que tenía algo unido a ella. La zanahoria era tan pequeña, que estuvo a punto de tirarla a la basura hasta que se dio cuenta que la zanahoria tenía algo inusual.
“Nuestra hija Anna se encontraba en casa en ese momento y oyó un fuerte grito desde el jardín“, comentó Ola Påhlsson, recordando el día del milagroso encuentro. Anna pensó que Lena estaba herida y fue corriendo hacia a su madre, pero la encontró sentada en una silla mirando sorprendida el anillo de bodas que había perdido aquella navidad de 1995.
Ola Påhlsson tuvo varias teorías sobre cómo el anillo de Lena podría haber hecho su camino desde la cocina hasta el huerto. “Pensamos que tal vez había caído en la bandeja del abono y luego fue esparcido en el huerto”, dijo.
También pensó en las ovejas de la familia, que a menudo se alimenta con las sobras de la cocina, participando en la migración del misterioso anillo. “Tal vez había sido comido por las ovejas y luego terminó en el estiércol que fue extendido por el huerto”, dijo Ola.
La tierra del huerto se ha volteado varias veces, sin revelar el anillo, sin embargo, el año pasado Lena no plantó las zanahorias en fila, sino que extendió las semillas al azar. “Esto también podría ser la razón en cuanto a cómo la zanahoria creció a través del anillo, una semilla podría haber aterrizado en medio de ella, sólo por casualidad “, dijo Ola.
Los dos estaban encantados de encontrar el anillo, hecho de oro blanco con siete pequeños diamantes, estaba como nuevo después de tantos años en el suelo.
Aunque encantados con el descubrimiento, Lena aún no ha podido empezar a usar el anillo de nuevo, dado que tiene que ser redimensionado para que pueda calzar en sus dedos que ahora son un poco más grandes. “Lo estamos manteniendo en un lugar seguro“, dijeron al periódico local Dalarnas Tidningar.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este