Alguna vez te preguntaste ¿qué pasa con las luces de Navidad, una vez que las tiran a la basura al final de cada temporada de navidad? Resulta que muchas cosas se hacen con ellas, incluyendo suelas de zapatos.

Shijiao , en China, ha sido designada como la capital mundial para el reciclaje de las luces de Navidad que teníamos en los árboles de nuestras casas y que muchas veces al terminar las fiestas estas quedan inservibles y se tiran a la basura, la materia prima de estas fabricas en su gran mayoría proviene de los estadounidenses cada año. Hay por lo menos nueve fábricas en este pequeño pueblo que procesan grandes volúmenes de estas luces de árboles navideños. Yong Chang Processing es una de estas fábricas, la compañía recicla 2,2 millones de libras de las luces de cada año. 

En total, las fábricas de la ciudad reciclan más de 20 millones de libras en luces. Shijiao es conocida por sus costos de mano de obra barata y los bajos estándares ambientales. Estos factores hacen que sea un lugar ideal para una zona de reciclaje. Ha sido así durante unos 20 años. No es necesario decir, que la quema del cable de las luces hace grandes cantidades de humo negro que se levantan en el aire, que es claramente visible en los campos alrededor de la ciudad. El proceso que han adoptado es la manera más rápida de extraer el cobre del caucho y plástico, y por lo tanto no hay ninguna otra alternativa.
No es sólo el cobre lo que les interesa a estas fábricas de reciclaje, también el aislamiento que envuelve el alambre de cobre. Esta es una gran fuente de materia prima barata, y muchos de los fabricantes de China han visto esto como una oportunidad para crear una gama de productos tales como suelas de zapatillas. El proceso de extracción no es muy simple. En Yong Chang, los trabajadores desenredar las luces que luego son arrojados en trituradoras de papel. Después de haber picado a un milímetro de tamaño las piezas, se mezclan con agua para formar una pegajosa sustancia. El siguiente paso es palear esta masa que sale de la maquina que la compacto. Se deposita en unas tablas vibratorias que tienen agua corriendo y que cubre las partículas. Como la tabla vibra, las motas de cobre y latón por su peso van hacia una dirección y el plástico y vidrio, que son más ligeros, van hacia otra dirección. Las partículas se recogen en canastas separadas, mientras que el agua contaminada fluye hacia un sistema de recuperación para ser re-circulado.

Así que todas estas luces de arbolitos hacen un largo viaje para su reciclaje, ya que son vendidas a estas empresas de reciclaje de China en aproximadamente 60 centavos de dólar la libra. Es curioso cómo los residuos de un hombre, se convierten en la oportunidad de negocio de otro.
Loading...
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este