Ya sabemos que los loros hablan e incluso cantan, pero estos pequeños compañeros son realmente muy graciosos, su dueña los há enseñado a ser muy religiosos, tanto asi que cantan “alabare a mi señor”.