Todos hemos oído la leyenda de hombre lobo, lo hemos visto en el cine y en la televisión. En la vida real, se llama licantropía. Aquí un poco de su historia.
Cuentos de animales
Casi todas las sociedades tienen leyendas acerca de personas que pueden cambiar en animales. En Rusia hay historias de hombres-osos. En África, tienen los hombres-leopardos, hienas e hipopótamos. En Asia hay cuentos sobre hombres-tigres, elefantes, cocodrilos, serpientes y hasta tiburones.
¿Por qué estos animales en específicos? “En casi todos los casos”, escribe Nancy Garden en su libro Hombres Lobos “los animales deben tener las siguientes características: 1) Se encuentra comúnmente en el área, 2) Son temidos por los habitantes y 3) Se sabe que han atacado a personas y/o animales de granja”
En Europa, los lobos encajan ese perfil: A medida que la población creció a lo largo de los siglos, los europeos se asentaron en algunas partes del continente donde los lobos habían vagado libremente. A medida que la vida silvestre con los cuales los lobos se alimentaban empezó a desaparecer, tuvieron que comenzar a casar ganado, y cuando la comida era realmente escasa, podrían ir incluso detrás de los seres humanos. Todavía en 1875, un estimado de 160 personas fueron atacadas por manadas de lobos hambrientos en Rusia. Así que no es sorprendente que cuando los europeos contaban historias de miedo junto al fuego, los hombres lobos eran un tema común. Su espeluznante hábito del aullido a la luna lo hizo mucho más temible.

Las creencias en los hombres lobos
Nadie (o al menos casi nadie) cree en hombres lobo hoy en día, pero en la Edad Media fueron tomados muy en serio. “De todos los monstruos del mundo”, dice Daniel Cohen en su libro Hombres Lobo “el hombre lobo es en el que más se ha creído y el más ampliamente temido”. Aquí están algunas de las cosas que la gente cree comúnmente:

  • Una persona puede convertirse en un hombre lobo por varias razones: si estaba maldito, si bebió agua de un pozo formado por la huella de la pata de un lobo, si comió la carne de un animal muerto por un lobo, si llevaba un cinturón hecho de piel de lobo, o por utilizar ungüentos mágico. “Convertirse en un hombre lobo después de haber sido mordido por otro hombre lobo es básicamente una creación de las películas de Hollywood”, dice Cohen. “Los hombres lobos “reales” no sólo mordían a las personas, también rasgaban a sus víctimas en pedazos y se los comían”.
  • En algunas versiones de la leyenda, el hombre lobo seguía siendo humano, pero tomaba las características del lobo, como el pelaje, los colmillos y las garras. En otras variantes, la persona literalmente se convertía en lobo.
  • Los hombres lobo podían ser asesinados en la misma forma que podía matarse un lobo normal.
Lobos demoniacos
Fue aceptado habitualmente que los hombres lobo estaban aliados con el diablo. Incluso los clérigos educados, quienes no creían que los seres humanos realmente podrían transformarse en otros animales, suponían que el diablo estaba involucrado. “Ellos a menudo decían que el diablo había creado la ilusión de transformación”, escribe Cohen. “Para hacerle pensar a la gente que se habían convertido en lobos y para que la victima pensara que estaba siendo atacada por la criatura”.
Algunos “autoridades” cree que un lobo real podía convertirse en hombre lobo cuando el espíritu de una persona malvada entraba en el. “Era posible, por lo tanto,” explica Cohen “que una persona malvada estuviese durmiendo en su cama en la noche, o incluso encerrado en una celda bajo la mirada de sus carceleros, y su espíritu vagar libremente como un hombre lobo”.
Como resultado, muchas personas fueron condenadas por ser hombres lobos, incluso después de comprobarse de que no estaban para nada cerca del lugar donde el hombre lobo había cometido presuntamente sus crímenes. “Este fue un asunto serio. En Europa, en fecha tan tardía como el siglo 18, si se sospechaba que una persona era un hombre lobo, podía ser llevado a juicio y ser condenado a muerte. Se estima que miles de personas fueron ejecutados entre 1520 y 1630, alrededor de 30.000 juicios de “hombres lobos” se registraron solamente en el centro de Francia, y miles de otras más se llevaron a cabo en otras partes de Europa.

En juicio
Dos de los más conocidos “hombres lobo” en la historia europea son Peter Stube y Jean Grenier, famosos tanto por lo que simbolizan, como por lo que hicieron. Uno de ellos fue torturado hasta la muerte, y el otro fue confinado a una institución mental. Stube vivió en el año 1500; Grenier vivió en el año 1800.
Peter Stube fue una gran noticia cuando fue detenido en Cologne en 1590 y “confesó” bajo tortura que era un hombre lobo. Según su confesión, un demonio femenino le había dado un cinturón mágico que le permitía convertirse en un lobo gigante. Durante casi 30 años, había utilizado supuestamente este poder para atacar y matar a los aldeanos, el ganado y los animales salvajes, incluso en los campos de los alrededores. La gente del pueblo aceptó su confesión y fue condenado a muerte.
Un folleto describe los crímenes y juicio de Stube, e ilustra con detalle morboso su tortura hasta la muerte, se convirtió en un éxito de ventas en toda Europa.

Jean Grenier En el siglo 19, las autoridades estaban más ilustrada acerca de los hombres lobo, por lo que se mostraron escépticos cuando Grenier, un niño de 13 años de edad, “admitió” en 1849 matar y comer “varios perros y varias niñas pequeñas”, todos ellos los lunes, viernes y domingos, justo antes del anochecer, momentos en los que afirmaba convertirse en un hombre lobo. Philip Riley escribió en The Wolfman: “El abogado de la ciudad pidió a la corte que anulara todos los pensamientos de brujería y licantropía… y declarara que la licantropía era un estado de alucinación y que el cambio de forma sólo existia en el cerebro desorganizado de los locos, por lo tanto, no es un delito por el cual deben rendir cuentas”. En lugar de condenar a muerte a Grenier, el juez ordenó que fuera confinado al monasterio de Burdeos, donde se instruyó en obligaciones cristianas y morales, bajo pena de muerte si intentaba escapar. Grenier empeoró aún más en su locura y murió en el monasterio siete años después, a los 20 años de edad.
Las enfermedades de los hombres lobos
Siglos después de que los hombres lobos “vagaran” por Europa, los científicos han encontrado las verdaderas “maldiciones” (enfermedades y condiciones físicas) que pueden haber inspirado las leyendas.
  • La porfiria hace a una persona extremadamente sensible a la luz, que les hace salir sólo por la noche y les crea enormes heridas en la piel, por lo que las personas solían pensar que estas heridas eran causadas cuando el afectado corría por el bosque en forma de lobo.
  • La hipertricosis causa un crecimiento excesivo de vello grueso en todo el cuerpo, incluyendo la cara. La enfermedad es extremadamente rara, los científicos estiman que tan sólo 50 personas han sufrido de la enfermedad desde la Edad Media, pero que pueden haber contribuido a la leyenda del hombre lobo. Cuando la víctima se afeita la barba, parecen perfectamente normales, que puede haber contribuido a la idea de que la gente estaba cambiando en lobos.
  • La planta de belladona fue consumida alguna vez como medicina, o frotada sobre la piel en forma de ungüento. También tiene propiedades alucinógenas cuando se consumen en grandes cantidades, consumirla en exceso puede hacer que las personas piensen que están volando o que se han convertido en animales.