Este chico golpeo su cabeza contra el marco de la puerta al salir del avión donde iban hacer un salto libre desde una altura de 12.500 pies (3.800 metros), golpeando su cámara GoPro que salió volando y tuvo una caída libre con un aterrizaje bastante fuerte pero aun así, sobrevivió.

Luego fue rescatada por un paracaidista compañero. Cuando la abrieron notaron que no sufrió ni un solo rasguño. El chico, asegura que no puede creer que recupero su cámara y que está bien. Por esto su dueño dice: “Definitivamente soy fan GoPro de por vida de estos pequeños individuos que están hechos a prueba de bombas”

Aquí en video, debemos recordar que no es apto para personas que sufren de epilepsia.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este