Científicos fueron capaces de hacer crecer una oreja en el brazo de una mujer que había perdido la suya por causa de un cáncer, así le dieron un nuevo órgano con funcionamiento. En 2008, Sherry Walters, de 42 años de edad, estadounidense fue diagnosticada con cáncer de piel de células basales. La mujer tomo un tratamiento intensivo para curar su enfermedad, lo que causo que perdiera una oreja y el conducto auditivo externo izquierdo. Aunque Walters quedó sin una oreja, podía oír con audífonos especiales.

Pero los médicos del hospital Johns Hopkins en Baltimore, le ofrecieron una nueva y permanente solución a su oído, una oreja que iba a crecer con sus propios tejidos.
Especialistas utilizaron cartílago de las costillas de Sherry para formar una nueva oreja, que luego colocaron bajo la piel del antebrazo. Los médicos quirúrgicamente sujetaron los vasos del oído para que esta tuviera sangre, y luego le dieron forma a la oreja y detalles. En la mayoría de los casos, la oreja podía haber sido restaurada con la piel de la cara y el cuello, pero como en el tratamiento del cáncer la mayor parte de la piel de estas áreas se eliminó, los médicos tuvieron que colocar la oreja bajo la piel del antebrazo.
Este procedimiento se llevó a cabo en noviembre de 2011, y cuatro meses más tarde fue retirado de la oreja del brazo y colocada en la cabeza. Todo el proceso tomó cerca de 20 meses.
La paciente dice que se considera afortunada y espera que su ejemplo inspire esperanza a otras personas afectadas por el cáncer.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este