Las estrellas de mar son una especie de océano omnipresente, con alrededor de 1.800 especies vivas que podemos verlas en todos los océanos del mundo, e incluso a profundidades de más de 6.000 metros. De hecho, son tan comunes, que podemos pasar por alto lo extraño y lo asombroso que realmente son, así que vamos a tomar un momento para dejarnos asombrar por las hermosas formas y colores de las estrellas de mar.

¿Alguna vez has recogido una estrella de mar? Si has tenido alguna en tus manos te darás cuenta de lo raro que se sienten. Duras como una roca en la parte superior y las patas como tubos serpenteantes.

Las estrellas de mar pueden ser muy suaves (lo que le permiten meterse en espacios pequeños), o extremadamente rígidas (lo que sentimos cuando intentamos cogerlas) en una fracción de segundo, de hecho, toda su anatomía es sorprendentemente compleja, incluyendo su sistema nervioso.

La parte inferior de la estrella de mar tiene un par de características importantes. En primer lugar, sus patas tubulares sirven para capturar las cosas con una fuerza increíble y lidiar con sus presas. Trabajan con un sistema vascular de agua hidráulica para ayudar a la estrella de mar moverse, y si bien las estrellas de mar parecen moverse bastante lento (y es cierto, muchas especies lo son) algunas especies pueden moverse a un ritmo bastante rápido, incluso a más de 9 metros por minuto.

En segundo lugar, la boca se encuentra en la parte inferior. Pueden tragar su presa entera, pasando por un esófago corto, luego a un estómago cardíaco y por último a un segundo estómago pilórico. Otra particularidad es que las estrellas de mar no tienen que tragar, cuando se trata de presas más grandes que su boca, muchas especies de estrellas de mar pueden escupir su estómago para engullir la comida y comenzar a digerirla antes de regresar todo de nuevo a su cuerpo.

No todas las especies de estrellas de mar cuentan con cinco brazos, algunas pueden llegar a tener hasta 10-15 brazos y otras especies pueden tener hasta un máximo de 50 brazos.

Muchas especies tienen fama de ser capaces de volver hacer crecer sus extremidades perdidas, lo cual es bueno si logran sobrevivir a un encuentro con un depredador:

Y sí, algunas especies incluso pueden crear nuevas estrellas de mar de sus brazos, de un brazo perdido puede volver a crecer cuatro más! Algunas otras especies pueden dividir sus cuerpos y regenerar el resto de cada cuerpo, convirtiéndose de una estrella de mar en dos.

La próxima vez que te encuentres con una estrella de mar, tome un momento para realmente mirarlas, piense en la evolución de estas maravillosas criaturas, las estrellas de mar son realmente alucinantes!
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este