En Japón, existen muchas personas que son adictos al trabajo y muchos están literalmente muriendo en el trabajo por exceso de horas y nada de descanso, en el idioma japonés ahora hay un término especial para este fenómeno, que se denomina “Karosa” (過労死 Karōshi).

El primer caso de muerte súbita por exceso de trabajo fue registrado oficialmente en 1969 un empleado de 29 años de edad, de una empresa periodística japonesa. En 2000, murió de Karosa el primer ministro japonés Keizo Obuchi, que llevaba casi dos años en el cargo y sólo había tomado tres días libres y no trabajaba menos de 12 horas al día.

Karosa (過労死 Karōshi) es una palabra japonesa que significa “muerte por exceso de trabajo” y se usa para describir un fenómeno social en el ambiente laboral que existe desde hace varias décadas en Japón, que consiste en un aumento de la tasa de mortalidad por complicaciones debidas al exceso de horas de trabajo, sobre todo a derrames cerebrales y ataques cardíacos. El Ministerio de Sanidad de Japón reconoció este fenómeno en 1987.
Aspectos legales:
Para que los tribunales acrediten karōshi (過労死), los trabajadores afectados deben haber hecho un mínimo de 100 horas extra en el mes previo al “incidente”. No se considera karōshi si el empleado sufre un accidente como consecuencia de la fatiga que produce la sobrecarga laboral, aunque ésta se produzca en su lugar de trabajo.
El gobierno japonés estima que el número de víctimas por karōshi fue en 2005 de 355 (de ellas, 147 mortales).
El Consejo Nacional de Defensa de las Víctimas del karōshi, institución que ayuda a los familiares de las víctimas a obtener compensaciones y, en muchos casos, a librar interminables batallas judiciales, considera que cada año el karōshi afecta a unos 10.000 trabajadores japoneses.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este