Los árboles son algunos de los organismos más longevos del planeta. Por lo menos 50 árboles han estado alrededor por más de un milenio, pero puede haber un sinnúmero de otros árboles antiguos que no han sido descubiertos todavía.
Los árboles pueden vivir tanto tiempo por varias razones. Un secreto para su longevidad es su sistema vascular compartimentado, que le permite a algunas partes del árbol morir mientras que otras partes prosperan. Muchos crean compuestos de defensa para luchar contra las bacterias o parásitos mortales.
Y uno de los árboles más antiguos del planeta, los pinos bristlecone, no parecen envejecer como nosotros. Con más de 3.000 años, estos árboles siguen creciendo tan vigorosamente como sus contrapartes de 100 años de edad. A diferencia de los animales, estos pinos no acumulan mutaciones genéticas en sus células mientras los años pasan.
Algunos árboles desafian el tiempo mediante el envío de clones, o brotes genéticamente idénticos, por lo que el fallecimiento de un tronco no significa el fin para el organismo. Las colonias gigantes pueden tener miles de troncos individuales, pero que comparten la misma red de raíces.
Esta galería contiene imágenes de algunos de los arboles más antiguos, venerables e impresionante en el planeta tierra.
Pando

Mientras que Pando no es técnicamente el árbol individual más antiguo, esta colonia en Quaking Aspen, Utah es realmente antigua. La colonia de 105 acres está compuesta por árboles genéticamente idénticos, llamados tallos y conectados por un sistema de raíz única. El “gigante tembloroso” se inició por lo menos hace 80.000 años, cuando todos nuestros antepasados humanos aún vivían en África, sin embargo, algunos estiman que el bosque podría ser tan antiguo como 1 millón de años, lo que significa que Pando es anterior a los primeros Homo sapiens en 800.000 años. Con 6.615 toneladas, Pando es también el organismo viviente más pesado en la tierra.

Methuselah (Matusalén)

El árbol individual más antiguo del mundo vive a 3.000 metros sobre el nivel del mar en el Bosque Nacional Inyo, California. Tiene la asombrosa cifra de 4.765 años de edad, este árbol primigenio tenía ya un siglo de edad cuando fue construida la primera pirámide en Egipto. Para proteger el árbol contra el vandalismo, el servicio forestal guarda con secreto su ubicación exacta, pero éste parece que podría ser Matusalén.

Zoroastrian Sarv (Sarv-e-Abarkooh)

Este gigante ciprés vive en Abarkooh, Irán. El árbol de hoja perenne se arraigó entre 4.000 y 4.500 años atrás, en la época en que Stonehenge se estaba terminando. Puede ser el árbol vivo más antiguo de Asia y es un monumento nacional en Irán. El Zoroastrian Sarv se encuentra a unos 25 metros de altura y tiene una circunferencia de 11,5 metros.

El tejo de Llangernyw (Llangernyw Yew)

Este tejo común en Llangernyw, Gales, brotó durante la Edad de Bronce de Gran Bretaña, y tiene entre 3.000 y 4.000 años de antigüedad. Los árboles de tejo puede vivir tanto tiempo debido a los nuevos brotes del tronco. Cuando el tronco principal muere, sus ramificaciones siguen adelante. Las ramas también pueden echar raíces en el tronco podrido, o llegar hasta al suelo cerca de la base.

El árbol de Alerce (Alerce Tree)

El majestuoso árbol de hoja perenne fue descubierto en 1993 en un bosque de las montañas de los Andes, al centro-sur de Chile. Usando los anillos de árboles, los científicos mostraron que el gigante tenía 3.620 años de edad. A pesar de que estos cipreses patagónicos pueden alcanzar los 45 metros de altura, ganan sólo un milímetro de grosor cada año, y puede tomar un millar de años para estar completamente desarrollado.

El senador (The Senator)

Este gigante ciprés vive en el parque semitropical Big Tree Park, Florida, entre palmeras. El senador es el árbol más grande en volumen del río Mississippi. El gigante de 38 metros de altura tiene unos 3.500 años de antigüedad. El ciprés germinó al mismo tiempo que los primero polinesios se establecieron en Fiji.

Jōmon Sugi

Este árbol cryptomeria de 25 metros de altura y 16 metros de circunferencia lo convierte en el coníferas más grande de Japón. El árbol crece en un viejo y brumoso bosque, en la cara norte de la montaña más alta de la isla Yakushima en Japón. Los anillos del árbol indican que el venerable cryptomeria tiene por lo menos 2.000 años de antigüedad, aunque algunos estiman que podría ser tan antiguo como 7.000 años.

General Sherman

Esta secuoya gigante se extiende 84 metros, casi tan alto como un edificio de 27 pisos, y 31 metros de circunferencia. Eso lo hace el árbol individual más grande (por volumen) del mundo. El General vive en el Parque Nacional Sequoia en California. Los científicos creen que este árbol puede tener entre 2.300 – 2.700 años de antigüedad.

Te Matua Ngahere

Este majestuoso árbol Kauri se encuentra en el último tramo de una selva virgen en Waipoua Forest, Nueva Zelanda. Se cree que el árbol tiene alrededor de 2.000 años de antigüedad. Te Matua Ngahere es el árbol más gordo de Nueva Zelanda, con una circunferencia de 16 metros. El gigante, cuyo nombre significa “Padre de la Selva” en maorí, quedó severamente dañado por una tormenta en el 2007.

Jardine Juniper

Este árbol junípero vive en el Bosque Nacional Caché en Utah. Originalmente se pensó que tenía cerca de 3.200 años de antigüedad, pero muestras de núcleos lo redujeron a apenas 1.500 años. Tiene 12 metros de alto y 7 metros de circunferencia.

Kongeegen

Este roble antiguo y nudoso está situado en el bosque Jægerspris, al norte de Dinamarca. Los científicos estiman que el “Rey Roble” tiene entre 1.500 y 2.000 años de antigüedad, por lo que es un contendiente para el título del árbol individual más viejo en el norte de Europa. A pesar de que germinó en un prado abierto, los árboles que crecen a su alrededor están poco a poco acercándosele, matándolo lentamente como consecuencia.

Old Tjikko

Este antiguo abeto noruego de 5 metros de alto vive en las montañas Fulufjället en Suecia. Tiene 9.550 años, echó raíces no mucho después de que los glaciares retrocedieran desde Escandinavia después de la edad de hielo. Durante miles de años, la inhóspita tundra mantuvo al Old Tjikko en forma de arbusto, pero a medida que el clima se ha calentado durante el último siglo, el arbusto ha crecido hasta convertirse en un árbol de pleno derecho. El descubridor del abeto, el geólogo Leif Kullman, le puso ese nombre en honor a su perro muerto.