Para las arrugas no es cierto que tengamos que tener cierta edad. A veces salen cuando aun somos muy jóvenes.
¿La razón?
Muy a menudo se forman por una variedad de hábitos en la persona que contribuyen a la reducción de la frecuencia de los músculos faciales. Fruncir el ceño, los ojos, una forma especial de reír… todo afecta a la formación de arrugas faciales. Muchas personas se ríen cuando creando un fuerte impacto en los músculos faciales, formando pliegues que divergen en forma de abanico en toda la zona facial.

La temprana aparición de las arrugas puede ser causada por una posición incorrecta de la cabeza cuando dormimos. Algunas personas utilizan para dormir en una almohada alta y grande, por lo tanto, así duermen con la cabeza inclinada hacia el pecho, lo que contribuye a la formación de las arrugas del cuello y la barbilla.
Enfermedades crónicas e infecciosas, patologías en el sistema nervioso y endocrino, de la mujer, problemas gastrointestinales y otras enfermedades también contribuyen al debilitamiento general de la resistencia del cuerpo, la reducción de la elasticidad de la piel y, como resultado de la aparición de arrugas.
Muchas mujeres hermosas, utilizan maquillajes y polvos para realzar su belleza, pero deben saber que la aplicación constante de polvos y este tipo de productos sobre la piel, hace que esta se seque lo que contribuye a la aparición de arrugas.
La gente que piensa combatir las arrugas una vez que estas aparecieron, está profundamente equivocada esta creencia no es cierta, de hecho, en realidad se debe prevenir la aparición de arrugas, es mucho más fácil que buscar métodos para deshacerse de ellas.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este