Adele Enersen es una madre y artista que aprovecha las posiciones de su hijo recién nacido para convertirla en actividades con un bolígrafo, que dan como resultado fotos sumamente creativas.

Las fotografías las toma con su iPhone y con una aplicación dibuja las líneas que representan las actividades que aparentemente el niño está realizando en su mente. Sin duda, la imaginación es el límite.

Fuente

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este