El Zodíaco, los 12 signos que se enumeran en el horóscopo, se encuentra estrechamente ligado a cómo la Tierra se mueve a través del cielo. Los signos se derivan de las 12 constelaciones que marcan el camino en el que el sol parece viajar en el transcurso de un año.

En principio, las fechas en un horóscopo deben corresponder al momento en que el sol pasa a través de cada constelación, pero no lo hacen la mayor parte del tiempo. Un examen más detallado del movimiento de la Tierra, el Sol y las estrellas del zodiaco puede ser mucho más complejo de lo que imaginas!
A medida que la Tierra gira alrededor del sol, el sol parece pasar por delante de diferentes constelaciones. Al igual que la luna aparece en un lugar un poco diferente en el cielo cada noche, la ubicación del sol con respecto al fondo de estrellas distantes se desplaza en dirección al este día a día. No es que el Sol se está moviendo realmente, el movimiento es enteramente una ilusión causada por el movimiento propio de la Tierra alrededor de nuestra estrella.

En el transcurso de un año, el sol parece estar en frente de, o “en”, constelaciones diferentes. En un mes el sol aparece en Géminis, el mes que viene, en Cáncer. Las fechas que figuran en los horóscopos del periódico identifican cuando el sol aparece en un signo astrológico particular. Por ejemplo, del 21 de marzo al 19 de abril está reservados para el signo Aries, sin embargo, su signo astrológico no necesariamente le dirá en qué constelación estaba el sol el día en que naciste.
Si tan sólo fuera así de simple!
Para entender por qué las constelaciones ya no se alinean con sus correspondientes signos, necesitamos saber un poco más acerca de cómo la tierra se mueve, y algo sobre la forma en que medimos el tiempo.
El tiempo es una cosa terriblemente difícil de definir, especialmente si insistimos en usar el sol y las estrellas como referencia. Nuestro calendario esta, para bien o para mal, ligado a las estaciones. El 21 de junio (solsticio de verano por encima del ecuador y el solsticio de invierno por debajo) marca el día en que el sol aparece en su punto más al norte en el cielo. En el solsticio de junio, el Polo Norte está inclinado más hacia el sol.
Lo que lo hace complicado es que el Polo Norte no siempre apunta en la misma dirección con respecto a las estrellas. Nuestro planeta gira como un trompo, y como trompo, la Tierra también se tambalea! Una tierra tambaleante hace que el Polo Norte trace un círculo en la esfera celeste. Ahora bien, la oscilación es bastante lenta (tarda 26.000 años para hacer una oscilación completa), pero a medida que pasan los años, el efecto es acumulativo.

A lo largo de una órbita alrededor del sol, la dirección del eje de la Tierra se desplaza ligeramente. Esto significa que cuando se produce el solsticio a lo largo de nuestra órbita, ocurre con un pequeño cambio, ya que el solsticio se produce realmente cerca de 20 minutos antes de que la tierra esté delante de las estrellas correspondientes.
Como atamos nuestro calendario (y los astrólogos atan los signos) a los solsticios y los equinoccios, la Tierra no completa realmente una órbita en un año. El año estacional o tropical es en realidad un tiempo inferior a una órbita completa (año sideral). Esto significa que cada año, en donde el sol está en relación con las estrellas en cualquier día, por ejemplo el 21 de junio, se desplaza una cantidad muy pequeña.
Pero espere unos 2000 años y el sol estará en una constelación completamente diferente!
En el solsticio de junio hace 2000 años, el sol estaba situado casi a medio camino entre Géminis y Cáncer. El solsticio de junio de este año, el sol va a estar situado entre Géminis y Tauro. En el año 4609, el punto del solsticio de junio pasará de la constelación de Tauro y entrará a la constelación de Aries.
Los signos estaban más o menos alineados con sus constelaciones correspondientes cuando el zodiaco occidental moderno se definió hace unos 2.000 años. Pero en los siglos transcurridos desde entonces, la oscilación lenta del eje de la Tierra ha hecho que los puntos del solsticio y el equinoccio cambiaran hacia el oeste aproximadamente 30º con respecto a las constelaciones! En la actualidad, los signos y las constelaciones están desfasados por un mes aproximadamente, y en otros dos mil años más o menos, estarán desfasados por dos meses aproximadamente.

Para complicar más las cosas, las constelaciones (a diferencia de los signos astrológicos) no son del mismo tamaño y forma. Las estrellas que forman una constelación no están, en su mayor parte, relacionados físicamente. Las constelaciones son sólo patrones que nuestros antepasados observaban mientras miraban hacia el cielo y trataban de darle sentido a todo. Las constelaciones de hoy en día son específicas a la cultura griega antigua, la mayoría de ellas fueron presentadas por el astrónomo griego Tolomeo en el siglo segundo (que a su vez las tomó de antiguos textos babilónicos). Diferentes culturas han visto patrones en el cielo únicas a su historia, algunas constelaciones son compartidas por muchas culturas (Orión es un ejemplo notable), pero la mayoría no lo son.
Los límites de las constelaciones modernas no se definieron hasta 1930 por la Unión Astronómica Internacional. Con los límites actuales, en realidad hay trece constelaciones que se encuentran a lo largo de la trayectoria del sol. La constelación extra que no aparece en el horóscopo es Ofiuco, el portador de la serpiente, que se encuentra entre Sagitario y Escorpio. Considerando que los signos permanecen fijos en relación con los solsticios y equinoccios, los solsticios y los equinoccios se desvían hacia el oeste con respecto a las constelaciones correspondientes.
Mientras que el zodiaco puede no ser un gran predictor del amor, la fortuna y la salud, es una gran herramienta para una mejor comprensión de los movimientos del Sol, la Tierra, e incluso las culturas que han ido y venido en nuestro pequeño planeta. Los signos del zodiaco, derivadas de las constelaciones que se encuentran a lo largo de la trayectoria del sol en el cielo, hacen un seguimiento de la órbita y la oscilación de la Tierra, además de recordarnos las raíces humildes de la astronomía.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este