El mito dice que a los ratones les encanta el queso y que sirven de cebo para las trampas de ratones, pero es falso.
De hecho, como cualquier exterminador de plagas o dueños de tienda de mascotas saben que a los ratones no les gusta el queso en absoluto e incluso evitan ciertos tipos de queso, dado que tienen un sentido del olfato muy sensible y determinados quesos emiten olores que son repulsivos para muchos tipos de ratones.

Según el Dr. David Holmes, de la Universidad Metropolitana de Manchester, quien recientemente hizo un estudio sobre si a los ratones les gusta el queso o no, descubrió que mientras los ratones tengan mucha hambre, comerán casi cualquier cosa (incluso mordisco a personas, cartón, lo que sea), pero la mayoría de los ratones prefieren los granos, las frutas y las cosas dulces, ciertos tipos de ratones también se alimenta de insectos y otros animales pequeños. Básicamente, les gusta comer lo que han estado acostumbrados a comer desde antes que los humanos comenzaran a hacer queso hace 10.000 años atrás.

Entonces, ¿cómo empezó el mito de que a los ratones le gusta el queso? Nadie lo sabe, ha existido desde hace mucho tiempo
La teoría más aceptada sobre el origen del mito del ratón y el queso no está basada en ninguna prueba real, pero especula que tuvo que ver con personas hace miles de años atrás que almacenaban granos, carnes muy saladas y queso como alimentos de uso frecuente. Los granos y las carnes las almacenaban de cierta forma para mantener a los bichos alejados, por otra parte, el queso que necesita “respirar” tal vez no estaban tan bien resguardado. Inevitablemente, un ratón con suficiente hambre comerá el queso, dejando pequeñas marcas de dientes, llevando a la gente a pensar que los ratones buscan queso. Pero, de nuevo, esta teoría es pura especulación y parece extraño que las personas que protegían activamente los granos y carnes de animales dañinos empezaran a pensar que los ratones prefería justamente el alimento que no estaba tan bien protegido…
Cualquiera que sea el origen, teniendo en cuenta que los ratones no son excesivamente aficionados al queso, no lo hace el cebo más eficaz para una trampa de ratón, además de que tiene el riesgo de herir accidentalmente a su gato, en caso de que usted tenga alguno, dado que a muchos de los gatos si les encanta el queso!
Así que si el queso no es un cebo eficaz para las trampas de ratón, ¿qué es? Resulta que, los ratones se vuelven locos por la mantequilla de maní, también les gusta el chocolate (mientras más dulce mejor).
Stephen Turner, el director de la distribuidora más grande ratonera en Europa, Tienda de Control de Plagas, también señaló que “los ratones del centro urbano” se han acostumbrado a sobrevivir con trozos de comida rápida, como por ejemplo las hamburguesas de McDonald, con trozos de pan y todo.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este