Hay algunas cosas en este mundo que están más allá de la explicación, como por ejemplo el hecho de que en los últimos 50 años, cerca de 50 perros han saltado a la muerte desde el mismo lugar en un puente de 100 años de antigüedad, el Puente Overtoun ubicado en Milton, cerca de Dumbarton, Escocia.
En el 2005, cinco perros saltaron en un lapso de sólo 6 meses. El punto de suicidio canino se encuentra entre los últimos dos parapetos en el lado derecho del puente, que es donde todos los perros dan el salto mortal. Y para agregar a la extrañeza, casi todos los incidentes han tenido lugar en los días claros y soleados.

La situación, según la Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad contra los Animales, es un “misterio doloroso”, hay un montón de dueños cuyos perros han muerto que están tratando de averiguar por qué saltaron. Una de las víctimas en el puente fue un perro collie llamado Ben, que saltó a su muerte en 1995 mientras daba un paseo con su dueño Donna Cooper, su esposo y su hijo. Sin previo aviso, Ben saltó sobre el parapeto y cayó en las rocas de abajo después de una caída de 15 metros, rompiéndose una pata, la espalda y la mandíbula, el veterinario decidió que no valía la pena dejarlo sufrir por el dolor.
Varias teorías han surgido para explicar el extraño efecto que tiene el Puente Overtoun sobre los perros. El puente fue construido en 1895, una estructura victoriana de 15 metros de altura que está sobre el arroyo Overtoun Burn. La teoría más obvia es que el puente está embrujado, los rumores afirmar que en 1994, Kevin Moy, un local, lanzó su bebé desde el puente, llamándolo el anti-Cristo, poco después, hizo un intento fallido de acabar con su vida en el mismo lugar, más tarde se dijo que el puente estaba embrujado.
La mitología celta también ofrece la explicación de que Overtoun es un “lugar delgado”, un área donde el cielo y la Tierra se encuentran en su punto más cercano, y ya que los perros son más sensibles que los humanos, se cree que recogen las vibraciones más fácilmente, lo que lleva a su extraño comportamiento. La cuestión sigue siendo, los perros son asustados por algo sobrenatural que los empuja a saltar a la muerte?
Sorprendentemente, el fenómeno no parece afectar a todos los perros. La Psíquica Mary Armour llevó a su propio Labrador a dar un paseo en el puente, para probar la teoría de lo sobrenatural, pero nada inusual ocurrió en su caso, “los animales son hipersensibles al mundo de los espíritus, pero no sentí ninguna energía negativa”, dijo. Por el contrario, Mary dijo que sentía “tranquilidad y serenidad pura”, pero admitió que su perro tiró un poco hacia la derecha.
La explicación científica es que los perros son capaces de percibir los sentimientos de sus dueños. El famoso experimento austriaco del Dr. Rupert Sheldrake es citado a menudo en este caso, la experiencia ha demostrado explícitamente que los perros recogen los pensamientos e intenciones de su dueño, incluso desde una gran distancia. La correlación aquí es que quizás los perros recogieron los pensamientos suicidas de sus propietarios y decidieron lanzarse ellos mismos. Se dice que la zona donde está ubicado el puente es propenso al declive económico y uno de los lugares más deprimentes en Gran Bretaña, pero nuevas investigaciones revelaron que ninguno de los dueños tenían sentimientos suicidas, así que la teoría ha sido descartada también.
El psicólogo canino, Dr. David Sands, fue enviado a Dumbarton para llegar al corazón del misterio. Llevó a cabo una serie de experimentos, el primero de los cuales era volver a cruzar el puente con el único perro que se sabe han sobrevivido a la caída, Hendrix de 19 años de edad. En esta ocasión, el perro caminó alegremente, hasta que el punto exacto final fue alcanzado, punto en el que empezó a tensarse. Observó que si claramente algo le llamó la atención, el perro no se atrevió a saltar debido a su edad avanzada, el Dr. Sands llegó a la conclusión de que uno de sus sentidos (vista, oído u olfato) debe haber sido estimulado de tal manera que tenía la imperiosa necesidad de investigar. La vista fue descartada, ya que lo único visible a vista de perro en ese momento es el granito del parapeto, así que tenía que ser el sonido o el olor, y para determinar el culpable, un equipo de expertos de una compañía acústica de Glasgow y David Sexton, un experto en animales, fueron convocados.
Los expertos en acústica no encontraron nada inusual en absoluto, después de una investigación a fondo. Pero David Sexton si encontró algo digno de mención, entre la maleza bajo el puente, se encontró con ratones, ardillas y visones, el olor emitido por cualquiera de ellos podría haber sido la causa. Para determinar cuál de ellos, se llevó a cabo otro experimento, se analizan los tres aromas en 10 perros diferentes, el 70% se dirigió directamente a la esencia de visón.
Hasta ahora esto ha sido la explicación más plausible, el fuerte olor a humedad emitida por los visones, intensificado en los días secos y soleados, han demostrado ser irresistible para los perros. Entonces, ¿por qué los perros sólo quieren atacar a los visones debajo de este puente en particular, cuando hay otros 26.000 en Escocia? Simple, dice el doctor Sands, “Cuando te pones a nivel de un perro, las paredes de granito sólido de 45 centímetros de espesor oscurecen su visión y bloquea todos los sonidos, como resultado de ello, el sentido que no se oculta, la del olor, va a toda marcha”.
Bueno, sólo sirve para demostrar que incluso el más extraño de los sucesos tienen las más tontas explicaciones detrás de ellos.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este