De acuerdo con la edición del Minneapolis Tribune del 19 de septiembre 1921, un prestigioso panel de expertos consideró al actor francés André Brulé como el mejor besador del mundo
Según el jurado, el beso perfecto de Brulé seguía el siguiente procedimiento: se acercaba cuidadosamente, luego utilizaba su brazo derecho y pierna izquierda como un pivote para poder girar repentinamente, implantando el beso exactamente en el medio de la boca. La ventaja de este método, el cual requiere aparentemente de mucha práctica, es que la chica no tiene tiempo para escapar.

Derrotó a 80 aspirantes, incluido estadounidenses, rusos, italianos y españoles. El concurso fue celebrado en el salón de baile del casino de Biarritz, Francia, fue visto por la reina de España e invitados de la realeza española y británica. La recompensa de Brulé fue un diamante scarfpin.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este