La hombría no se trata sólo de tus acciones mientras estás vivo, también se trata de entrar al más allá con el estilo que siempre te ha caracterizado, así que no le pidas a tu familia un servicio modesto y olvidable, cuando tienes infinidad de opciones viriles entre los que elegir:
1. Una danza erótica de despedida
Cai Jinlai de Taiwán tuvo una apuesta con su familia: si vivía más allá de 100, contratarían a una stripper para que bailara en su funeral. El hombre amaba los clubes de striptease, “Viajaba alrededor de la isla con sus amigos para ver estos shows eróticos” comentó su hijo a los periodistas.
Por suerte, Jinlai llegó a los 103 años de edad. El baile erótico postmortem costó $170 y duró 10 minutos.

2. El último viaje en motocicleta
Este es David Morales Colón, cuyo cuerpo rellenado con formol, para que este puertorriqueño de 22 años de edad pudiese montar su amada Honda F4 por última vez. Pocos periodistas se resistieron a la tentación de describirlo como el “Ghost Rider” de la vida real.
3. Lleva tu snack favorito al mas allá

A todos nos gusta comer patatas fritas de vez en cuando, pero Arch West (quien inventó los Doritos en 1961) tomo un paso más allá. La familia de West roció los restos de su cuerpo junto con decenas de Doritos Cool Ranch y Nacho Cheese, para llevar su snack preferido al más allá.

Del mismo modo, el inventor de las Pringles, Fredric Baur, ordenó a su familia sellar sus cenizas en una urna de Pringles.
4. Donde todos conocen tu nombre

Jack Woodward atendía el bar del England’s Boat Inn, desde los 14 años hasta su muerte a los 83 años. Ahora está enterrado allí y su placa dice: “Ponte aquí y tomar una copa sobre mí”

5. Al estilo vikingo

Algunos hombres quieren cremación y algunos otros quieren ser enterrados en el mar. ¿Por qué no las dos cosas? Los británicos Jeff Muse, Endel Opik y Karine Mulcahy colocaron sus restos cremados sobre réplica de barcos vikingos. ¿Qué podría ser más varonil que salir a la mar en un barco vikingo en llamas para el último viaje?

6. Fuegos artificiales
En el 2005, Johnny Depp pagó unos $2 millones de dólares para honrar el deseo fúnebre de Hunter S. Thompson, autor de “Fear and Loathing in Las Vegas”, el cual consistía en que un gigantesco cañón hiciera estallar sus cenizas en el cielo.
7. A dos metros bajo tierra? Que tal a 300.000 kilómetros sobre la tierra

Neil Armstrong podría haber sido el primer hombre en caminar sobre la luna, pero el geólogo planetario Eugene Shoemaker es el único que tiene a la luna como lugar de descanso final. La mayor decepción de Shoemaker fue no poder visitar la superficie lunar, por lo que en 1999 la NASA depositó sus cenizas allí.

8. La despedida del Super Bowl

Un fanático del futbol americano de 84 años de edad pidió un servicio al estilo del Super Bowl: Césped artificial se colocó sobre la alfombra con líneas que marcaban las yardas. Los asistentes entraron en la línea de la yarda 50 con el ataúd situado en la zona de anotación.

9. Nunca dejar el humor, incluso en un funeral
Los hombres aman el humor inapropiado y no hay peor lugar para la comedia que un funeral, sin embargo, John Cleese tuvo a todos en tensión con sus chistes en el servicio de la memoria de Graham Chapman, miembro del reparto de los humoristas Monty Python.
10. El pelotón de fusilamiento amistoso

La Sociedad Eternal Ascent puede enviar tus restos hacia el cielo en un globo de helio, pero un hombre de 80 años realizó un pedido con instrucciones especiales: quiso que su globo volara sobre su rancho de caballos, para que sus amigos pudieran hacer estallar el globo con sus armas.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este