El fotógrafo canadiense François Brunelle está fascinado con el rostro humano y la cuestión de si todos tenemos un doble en alguna parte de la tierra que se vea exactamente como ellos. Durante años ha trabajando en un proyecto llamado ¡I’m Not a Look-Alike! que cuenta con retratos de personas que se parecen físicamente, pero que en realidad no están relacionadas en absoluto.
Una vez que está en el estudio con los dos modelos (que suele ser la primera vez que los dos sujetos se encuentran), Brunelle toma fotografías en blanco y negro con el fin de llamar la atención sobre las caras, en lugar de cosas como la ropa y color de pelo.

Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este