Otro nombre utilizado también para este trastorno es el Síndrome de Kleine-Levin, las razones de por qué sucede son desconocidas. Básicamente trata de pacientes que duermen casi todo el día (hasta 18 horas, y más algunas veces), despertando sólo para comer e ir al baño, se vuelven irritables o agresivos si no se les permite dormir. Luego pueden pasar meses e incluso años para volver a verse afectados por este síndrome.

Se han hecho estudios donde se han observado pacientes con confusión, desorientación, fatiga, apatía. Debido a estas condiciones las personas afectadas con este síndrome no pueden asistir a la escuela o trabajar, cuidar de sí mismos y prácticamente están todo el día postrados en cama. Esta enfermedad trae como consecuencia el deterioro cognitivo, amnesia (por lo general después de que se manifiesta un cuadro del síndrome, no recuerdan nada de lo que sucedio), alucinaciones, conducta sexual desinhibida y estado de ensueño. La mayoría de los pacientes se quejan de que todo parece estar “fuera de foco”, son sensibles al ruido y a la luz.
El síndrome de la bella durmiente aunque es muy poco frecuente se desarrolla generalmente entre las edades de 13 y 19 años y es más común en los hombres, aunque también se ven afectadas algunas mujeres.
Opt In Image
Te gustó lo que viste?
Suscríbete a nuestro Newsletter para recibir más artículos como este